martes, 2 de marzo de 2010

Sepa qué hacer en caso un tsunami llegue al Perú


Aunque la llegada de un tsunami en los países costeros del Océano Pacífico fue descartada, la preocupación ha quedado instalada en la población peruana tras el terremoto ocurrido en Chile.
Por esta razón, la Marina de Guerra dio una serie de recomendaciones en caso ocurra un fenómeno de esta naturaleza.
El capitán de navío Jorge Paz, jefe técnico de la Dirección de Hidrografía y Navegación, subrayó que un tsunami para que se genere debe tener como epicentro el mar, la profundidad del sismo debe estar en los primeros 60 kilómetros y la magnitud no menor a 6,5 grados Ritcher.
Para Paz hay dos tipos de tsunamis: uno cercano y otro lejano. “La diferencia entre uno y otro es el tiempo de llegada de la ola y la forma cómo se presenta”, declaró el experto.
Por ejemplo, mencionó que el tsunami más peligroso es el cercano debido a que “el tiempo de reacción es muy corto”, ya que las fuertes olas aparecen veinte o treinta minutos después del terremoto, y después de que el mar se haya retirado.
Entretanto, el tsunami lejano es más manejable dado que se presenta dos o tres horas después del sismo, por lo que hay más facilidades para la evacuación.
“Hay que tener cuidado cuando el mar se retira abruptamente en los primeros minutos después de un terremoto. Eso debe ser una señal de alerta”, declaró.
En ese sentido, señaló que los habitantes de las zonas costeras deberían evacuar inmediatamente, atendiendo rutas de escape que la Marina ha diseñado en coordinación con los municipios.
“Tenemos bastante comunicación con las capitanías de puerto y le enviamos la señal de alerta”, declaró.
Playas del surAl ser consultado sobre cómo, por ejemplo, tomaría precauciones un bañista de las playas del sur en esta situación, Paz señaló que en este tipo de casos Defensa Civil es el encargado de dar a conocer la alerta de tsunami tras una comunicación enviada por la Marina.
El potente terremoto registrado en Chile, que ha causado más de 750 muertos y dos millones de damnificados, provocó un tsunami que puso en alerta a todos los países limítrofes del Océano Pacífico, aunque su fuerza fue menor de lo previsto.