jueves, 15 de marzo de 2012

El GEIN: Los policías que cambiaron el rumbo de la historia

La captura de Abimael Guzmán y la desarticulación de la mayor parte de la cúpula de Sendero Luminoso no fue una cosa fortuita del azar. El responsable de los duros golpes contra esta agrupación terrorista tiene nombre propio: GEIN.

Precisamente el último cinco de marzo se celebró el 22 aniversario de la creación del Grupo Especial de Inteligencia.

Benedicto Jiménez, uno de los integrantes del GEIN recuerda que el día que se creó ese grupo en 1990 se inicio la primera operación de inteligencia denominada “ISA”, que culminó el primero de junio del mismo año con la desarticulación de dos aparatos centrales de Sendero Luminoso (una especia de Estado Mayor del PCP-SL), el Departamento de Apoyo Organizativo (DAO) y el Grupo de Apoyo Partidario (GAP).

Según Jiménez también conocido como “El Cheriff”, “ISA” era el seudónimo que utilizaba Judith Díaz Contreras, miembro conspicuo del GAP que entre sus tareas principales estaba la de administrar una red de alojamiento para los senderistas que llegaban a la capital desde los diferentes puntos del país.

De acuerdo con documentos policiales de la época, esta mujer fue detenida la primera vez en 1985 y el DELTA (Grupo de investigación de la Dirección Contra el Terrorismo) que la investigó en dicha oportunidad, no pudo probarle nada.

A los pocos días, salió en libertad por falta de pruebas y cuando retorna a su casa, reúne a sus camaradas y en tono triunfalista, expresa lo siguiente: “La táctica de Partido Comunista es superior a la técnica de DINCOTE”.

Ese mismo año, la madre de un joven senderista captado por “ISA”, preocupada por la captación de su hijo por parte de esta mujer, remite una carta anónima a la DINCOTE denunciando su militancia en el PCP-SL y dando detalles en la misiva de su dirección, número telefónico de su casa y los días que realizaba las reuniones en su casa, para que “ la investiguen”, según suplicaba en su carta y así rescatar a su hijo de sus manos.

Jiménez quien fue parte del Delta 5, grupo operativo que trabajaba bajo las órdenes del Negro Palacios, un brillante y experto jefe antiterrorista, dice que la carta llegó a sus manos para iniciar la investigación.

Para que “ISA” nuevamente no se burle de la DIRCOTE, “El Cheriff” refiere que llegó a la conclusión de que en esos momentos no había condiciones, equipos de inteligencia ni personal especializada para montar una operación de inteligencia, por lo que decidió guardar la carta de la madre para otro momento y circunstancias.

Esta decisión se justifica porque en 1985, los Deltas de la DIRCOTE, no utilizaban el método y la teoría de inteligencia policial operativa y los resultados que se obtenían era en base a los interrogatorios que se realizan con los detenidos que eran puestos a disposición de la Guardia Civil.

Este método era conocido como “capturar y luego probar”; en cambio, a partir de GEIN, se comenzó aplicar el método de “probar y luego capturar”.

Quince días antes de crearse el GEIN, Jiménez cuenta que lo habían sacado de la DINCOTE con el argumento de que no eran necesarios sus servicios. Había llegado de la Escuela Superior de Policía al Delta 8, grupo de investigación que fue creado en 1987.

“Antes de irme a mi destino y entregar el oficio de cambio de colocación (Dirección de Personal), se me ocurre acercarme a la oficina del teniente general Fernando Reyes Roca, quien fungía por aquel entonces como Director de la Policía Técnica, ubicada en el cuarto piso de la Central Operativa “15 de Setiembre”, con la intención de solicitarle que ponga sus buenos oficios para que me destaquen a provincia , principalmente el norte del país(Piura), lugar donde nunca había trabajado y la ocasión se presentaba bastante propicia”.

“Cuando me ve ingresar a su despacho y le pido mi cambio al norte, el director de la Policía Técnica y ex director contra el terrorismo, se sorprende , se molesta sobremanera , llama al director contra el terrorismo , al general Suclla Flores , dispone que se anule la orden de mi cambio y ordena que a partir de la fecha , iba a trabajar bajo sus órdenes, para lo cual, su secretario, el coronel Marquina, debía dejar su pequeña oficina ubicada en una esquina del tercer piso del edificio “ 15 de Setiembre “ para que empiece a funcionar allí un grupo de inteligencia , asimismo, dispone que el director contra el terrorismo ponga a mi disposición el personal que solicite para empezar el trabajo”.

“El Cheriff” dice que solicitó a tres oficiales y un subalterno quienes estaban trabajando en la Dincote (capitán Félix Castro Tenorio y los alféreces Luna y Joe, así como el cabo Iglesias); equipo que estaba apoyado en su desplazamiento por “Popeye”, un suboficial de inteligencia de la Marina de Guerra, quien manejaba un Volkswagen amarillo. Hasta esa fecha, este grupo estaba dedicado a buscar y seguir a un terrorista de nombre José Figueroa, con resultados negativos.

“Apenas se incorporan al GEIN los cuatros, empezamos a cambiar de objetivo y trabajar en el plan de operaciones “ISA”, sacando de mis archivos la carta de la madre que databa de 1985. ¡Increíble! Tuvimos que esperar cinco años para empezar a cambiar la teoría y el método de investigación e inteligencia porque es a partir de la creación del GEIN, cuando se empieza a tomar conciencia de que para derrotar a los terroristas, se debe partir por tener un conocimiento correcto de ellos, o sea, cómo piensan, actúan y sienten”, sostiene.

Cuando finaliza la década de los 80, SL había sido atacado solo desde un punto de vista militar: mandos militares o combatientes de los destacamentos y milicias del Comité Metropolitano o Socorro Popular.

Si bien es cierto que se incautaban armas y explosivos, pero no se llegaba a golpear con contundencia el aparato político o Partido. En lo general, la dirigencia continuaba intacta y poco o casi nada se había hecho para afectar el nivel de conducción de las organizaciones terroristas en el Perú (SL y el MRTA).

Cuando empieza la década de los 90, el Estado estaba perdiendo la guerra con respecto a Sendero Luminoso.

Pero no basta crear una organización y seleccionar hombres y mujeres policías con otra mentalidad, además, se debía contar con una guía de trabajo, una teoría y un método que oriente hacia dónde se quiere llegar.

El GEIN fue hijo de la Dirección Nacional Contra el Terrorismo (DINCOTE) , salió de sus entrañas y se crea con las mejores mentes y corazones de miembros de la ex Policía de Investigaciones del Perú, institución que a partir de 1989 pasó a llamarse Policía Técnica y después como “Código 2”.

“Lo paradójico o contradictorio en esta historia es que este grupo de inteligencia nunca se hubiese creado sino me hubieran echado de la Dincote, organización que luego se beneficia con los resultados de su hijo proscrito”, recuerda con orgullo Benedicto Jiménez.