jueves, 1 de marzo de 2012

“Oscuros intereses no permiten el cambio dirigencial”

- El Apra en las últimas elecciones dio la sensación de estar dividida. ¿Qué percepción tuvo usted?

- Yo también lo he visto así. Cada vez que voy al partido recibo varios reclamos de los propios compañeros, quienes ven como el Apra ha ido decayendo estos últimos años a tal punto de tener solamente cuatro escaños en el Congreso, eso ya de por sí es una derrota que antes no se veía.

- ¿Por culpa de quién?

- Los que se hacen llamar líderes del partido, esos son los responsables del porque el Apra llegó a esa situación, de ahí que las bases estén descontentas y pidan cambios.

- ¿No le parece lógica esta reacción?

- Por supuesto, están en todo su derecho de poder reclamar. Ellos quieren un recambio institucional que comience desde las cabezas y no al revés como pretenden hacer la actual directiva.

-¿Alguna invocación a la actual cúpula aprista?

- Que primero está el APRA y luego nuestra pretensión personal. Que piensen que ninguno de nosotros somos los salvadores o únicos conductores del partido.

-Y en toda esta reorganización, ¿cuál es el papel de Alan García?

- Él tiene un notorio liderazgo dentro del APRA y una gran aceptación, pero tampoco debemos esperar que la inmadurez de los demás líderes para resolver sus propios problemas sean resueltas por un dictado de arriba.

- ¿Apoyaría el recambio de los principales líderes apristas?

- Si estaría de acuerdo. Sus renuncias debieron darse al día siguiente de las elecciones por dignidad y respeto al partido – y más aún cuando el partido estuvo a punto de perder su inscripción.

- ¿Pero si renuncian quienes los van a reemplazar?

- Existen apristas de una intachable trayectoria que pueden ser de mucha utilidad al partido. El problema es que no se los han permitido debido a los intereses oscuros que han entorpecido su postulación. Eso se debe acabar lo más antes posible.