jueves, 1 de marzo de 2012

Golpe al corazón

A diferencia de antaño, hoy en día hay más mujeres propensas a sufrir de un ataque al corazón. Si tienes más de 45 años y sus estrógenos están bajos cambie sus hábitos de vida, solo así podrá salvarse


La enfermedad cardiovascular ya no se considera exclusivo solo a los hombres. Anteriormente, las mujeres típicamente recibían tratamiento menos intensivo para las enfermedades del corazón y se realizaban menos estudios de diagnósticos. Hoy en día eso ha cambiado.

Los síntomas de ataque cardíaco en las mujeres pueden ser diferentes de los que presentan los hombres. Muchas que sufren de un ataque no lo saben ya que los síntomas tradicionales son confundidos con otros males.

“La mitad de todas las mujeres mueren de enfermedades cardiovasculares, tales como ataques cardíacos, ataques cerebrales, enfermedad vascular periférica e insuficiencia cardíaca. Cuando los médicos no prestan atención a las mujeres que sospechan que sus síntomas están relacionados con el corazón, las mujeres deben solicitar una segunda opinión antes de que sea demasiado tarde”, sostiene Stephanie Coulter, MD, cardióloga del Instituto del Corazón de Texas.

Los estudios han demostrado que después de la menopausia, las mujeres tienen un mayor riesgo de sufrir una enfermedad del corazón. Los investigadores han vinculado este hecho a la disminución de los niveles de estrógeno que se da generalmente alrededor de los 50 años. El estrógeno está relacionado con niveles más elevados de lipoproteínas de alta densidad (HDL o colesterol bueno) y niveles más bajos de lipoproteínas de baja densidad (LDL o colesterol malo). Como la esperanza de vida de las mujeres en el Perú es de 70 años, las mujeres también pueden anticipar vivir una gran parte de su vida con un riesgo cardiovascular más elevado. Es más, una de cada cuatro mujeres mayores de 65 años de edad sufre de algún tipo de enfermedad cardiovascular.

Durante la edad fértil de la mujer, la protección de los estrógenos hace que el margen de ataques cardiacos sea menor, siempre y cuando no existan factores de riesgo como la dislipidemia, tabaquismo, hipertensión arterial, obesidad, etc.

Cambio de hábitos

Según el cardiólogo del Centro de Ginecología Preventiva de Oncogyn, Luís Canchaya, un repentino ataque cardiaco o Infarto Agudo al Miocardio (I.A.M) se produce cuando una arteria coronaria (arteria que oxigena al corazón) se obstruye por un ateroma (acumulo de grasa en la pared vascular) y un coágulo sobreagregado.

De ahí que los ataques cardíacos sean más graves en las mujeres que en los hombres. En el primer año después de un ataque cardíaco, las mujeres tienen una probabilidad de un 50 por ciento mayor de morir que los hombres. En los primeros seis años después de un ataque cardíaco, las mujeres tienen una probabilidad casi dos veces mayor de sufrir un segundo ataque.

Canchaya recomienda a las mujeres mayores de 45 años cambien sus hábitos de vida, es decir, dejen el sedentarismo lo que significa realizar al menos 30 minutos de ejercicio al día; también el cigarrillo por ser uno de los principales factores de riesgo cardiovascular.

Asimismo deben hacer cambios dietéticos, que incluyan una alimentación más rica en frutas, verduras y granos integrales. El consumo de productos animales que contengan queso, crema o huevos está prácticamente prohibido.

Hay que señalar que las mujeres que tienen alto riesgo de sufrir cardiopatía deben tomar suplementos de ácidos grasos omega 3.

Cabe resaltar que los avances en la medicina en países desarrollados produjo la disminución de la mortalidad de mujeres con problemas cardiacos, “las muertes por enfermedad coronaria en las mujeres, ha disminuido hasta un 50%” en la última década”, asegura el galeno.