jueves, 29 de marzo de 2012

“El narcotráfico es el flagelo de Latinoamérica”

Con un espíritu Liberal e ideologia Pacifista se presentó en el Perú el expresidente de Colombia, Álvaro Uribe, en marco del seminario internacional “América Latina: Oportunidades y Desafíos”, en la que hizo un análisis de cómo era Colombia antes de que asumiese el cargo en el 2002. Hoy, ya retirado de la vida política crítica el accionar de los gobiernos latinoamericanos dictatoriales que influenciados por el socialismo y el comunismo están llevando al colapso económico y social. Aquí su mirada desde la derecha clásica.


- Si hacemos memoria en el año 2002 (fecha en que usted es elegido Presidente) y el 2010 (año en que deja el poder), Colombia ha sufrido una transformación en diferentes ámbitos. ¿Recuerda en que situación encontró su País?

- Colombia así como muchos países de la región pasaron y están pasando problemas coyunturales como la delincuencia, pobreza y en algunas regiones el narcotráfico se ha incrementado en la última década. Y Colombia no es la excepción, recuerdo que en esa época las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) habían tomado por asalto gran parte del país, e insistían en que el Estado le delimite un extenso territorio para que puedan operar libremente sin que las Fuerzas Armadas puedan intervenir. Realmente una situación insostenible.

-¿Entonces el Gobierno se sentía acorralado por este grupo armado y no encontraba ninguna salida ni a mediano ni a largo plazo?

- Exacto. Los ataques se intensificaban, los muertos productos de estos atentados hacían de Colombia un País inseguro y poco visitado desde todos los ángulos – por lo que se tenía que tomar decisiones radicales al respecto, sino íbamos a estar a punto de que estalle una guerra civil con resultados catastróficos.

- Era de conocimiento público que la guerrilla era financiada por las firmas colombianas de narcotráfico ¿fue más difícil combatirla?

- Toda esa información fue manejada por los servicios de inteligencia tanto de la Policía como la del Ejército. Se sabia por fuentes oficiales de que gran parte del arsenal que esta organización utilizaba en sus atentados eran proporcionados por firmas del narcotráfico para que combatan a las fuerzas armadas. Es por esa razón que se hacían más complicados hacerles frente – pero eso no quiere decir que no se hizo todos los esfuerzos posibles por desarticularlos en la medida de lo que se pudo.

- ¿Haciendo un balance, se logró el cometido?

- Claro que se logró lo que nos habíamos propuesto. Mediante los arduos operativos de inteligencia se logró dar duros golpes a las Farc como la muerte de sus dos principales cabecillas (Pedro Antonio Marín, alias “Tirofijo” y también Jorge Briceño, alias “El Mono Jojoy”), todo ello significó que esta organización terrorista se debilite, a esto también hay que sumarle que se logró la liberación de cientos de prisioneros políticos, que mediante un trabajo de inteligencia se logró liberar a la excandidata a la presidencia de Colombia Ingrid Betancourt, en resumen se dieron grandes pasos en esta materia, pero también se logró reducir significativamente la producción de hoja de coca en el mundo.

- ¿Precisamente con respecto a la lucha contra el narcotráfico? ¿Fue ardua la labor de reducir considerablemente la producción de hoja de coca?

- Fue dura. Colombia por décadas estuvo considerada como el principal país productor de hoja de coca y pasta básica de cocaina – esa imagen traía abajo todos los esfuerzos por querer reformar el Estado. En ese punto en que decidimos tomar la iniciativa del problema y afrontarlo, teniendo como principal artífice al propio Presidente de la República.

- ¿Cuáles fueron las principales medidas que se adoptaron?

- Se tuvo que reformar el Código Penal para que las sanciones sean cada vez más fuertes, en donde estában incluidos todos los participantes en el proceso de producción – de esta manera se logró reducir considerablemente la producción de hoja de coca. Otro de los puntos importantes realizados fue el del estricto control de los insumos químicos utilizados para la elaboración de estas sustancias, en esta etapa participaron todas las instituciones correspondientes: Policía Nacional, Aduanas, Control Interno – todos al mando del Primer Mandatario.

- ¿Si bien es cierto se ha logrado reducir en parte el narcotráfico. La delincuencia sigue siendo un problema latente en Colombia?

- Nosotros somos concientes que la delincuencia ha ido de la par con el narcotráfico - de eso estamos seguros. Los asaltos, asesinatos a diestra y siniestra son parte del pasivo de toda Sociedad Latinoamericana, no solo es Colombia.

-¿Pero si hablamos de 17 asesinatos por cada 100 mil habitantes en su país, eso ya es grave?

- Si bien es cierto las índices son altos, estas reflejan que las cifras de crecimiento económico no se están ajustando a la verdad, las mediciones se parcializan solamente con un cierto sector de la población. Por un lado las empresas obtienen ganancias suntuosas y por el otro lado la pobreza crece de la mano con la delincuencia y la necesidad de ser incluidos – esto esta pasando en casi todos los países emergentes en América Latina.

- ¿Ese podría ser el caso de Perú?

- No me atrevería adelantar opinión si están o no por ese camino, quizá solo en parte, porque últimamente se ven reflejadas en los conflictos sociales que es un síntoma de descontento de la población menos beneficiada. Pero lo que si debemos ser concientes es que tenemos un gran potencial en América Latina para poder crecer en todos los aspectos, lo único que nos falta es un empuje y cero corrupción para esta parte del continente salga adelante, somos 600 millones de habitantes con edades por encima de los 24 años, además de innumerables recursos energéticos que podemos explotar.

- Usted cree que nuestros gobernantes no han sabido capitalizar estos recursos?

- Lo que señalas es cierto pero no debemos generalizar a todos los países de la región. Estoy convencido de que más que una mala gestión por los motivos que fuese, las dictaduras socialistas son los que han traído abajo las políticas económicas de países democráticos que no han podido revertir esta situación y hoy viven oprimidos sin poder hacer nada.

- ¿Hablados de regímenes como la de Cuba y Venezuela específicamente?

- No solamente son estos países, también Ecuador y en menor manera Bolivia han adoptado políticas socialistas que según ellos buscan la libertad y la soberanía, basándose en doctrinas equivocadas que lo único que están provocando es que sus países entren en una congeladora de inversiones – dado que nadie quiere invertir en estos países.

- ¿Como estos países están subsistiendo hasta la actualidad?

- En estos países no se vive, se sobrevive, que es distinto. La manera como pasan sus días es realmente preocupante. Por ejemplo en Cuba un país en que el subsidio de los rusos y venezolanos ha sido un fracaso, debido a que no existe la iniciativa de la inversión privada que pueda garantizar que este país crezca económicamente.

- ¿Existen también algunas excepciones como en Bolivia y Ecuador en la que operan empresas trasnacionales sin ningún problema?

- A eso yo les llamó un socialismo con un capitalismo servil, es decir tienen toda una estructura política comunista, pero en lo económico siguen manteniendo una consigna capitalista de expansión y subsistencia.

- ¿Si fuera malo, China, primera potencia de mundo, el Socialismo no fuera parte de su Gobierno?

- Aquí hay que separar las cosas. China siempre va a ser un país socialista, sus estamentos están diseñados para que sea así, pero en estos tiempos del mundo globalizado ha optado por abrir sus fronteras económicas y buscar nuevos mercados para ser competitivos, sin dejar socialista.