jueves, 15 de marzo de 2012

La guerra de los patentes en las redes sociales

Un hecho que parecía insólito hasta hace poco, hoy se ha vuelto una realidad. La compañía Yahoo ha demandando a Facebook por violación de propiedad intelectual, en el que muchos consideran el primer gran duelo de patentes del mundo de las redes sociales


Según Yahoo, la mayor red social del mundo infringió 10 de sus patentes, incluyendo sistemas informáticos y métodos publicitarios en la web.

“Las patentes de Yahoo están relacionadas con innovaciones de vanguardia en productos online, incluyendo la mensajería, la generación de noticias, los comentarios, los anuncios, la prevención de fraude y el control de la privacidad”, afirma la demanda, radicada en un tribunal del distrito norte de California.

“El modelo entero de la red social Facebook, que permite a los usuarios crear perfiles y conectarse, entre otras cosas, con personas y empresas, está basada en la tecnología de red social patentada por Yahoo”, afirma la empresa.

Facebook rechaza las acusaciones y acusó a Yahoo-empresa con la que ha colaborado en el pasado- por no haberse esforzado mucho en tratar de alcanzar un acuerdo para evitar llegar a una instancia judicial.

“Estamos decepcionados de que Yahoo, desde hace tiempo socio de Facebook y que se ha beneficiado sustancialmente de esa sociedad con Facebook, haya decidido recurrir al litigio”, dijo la empresa, que describió la actitud de su antiguo aliado como “desconcertante”.

Posible razones

La mayor expresión de la relación entre Yahoo y Facebook es el botón de “Me gusta”, perteneciente a la red social, en los contenidos del portal del buscador.

Yahoo se ha beneficiado con esta sociedad, que le ha reportado un incremento de las visitas a sus páginas. Pero entonces, ¿por qué la demanda?

Un elemento destacado por varios analistas es que esta llega cuando Facebook tiene planeado salir a cotizar en bolsa, algo que se espera ocurra en el transcurso de este año.

Así, el caso hace recordar la decisión de Yahoo de demandar a Google antes de que colocara acciones en el mercado, en 2004.

Google finalmente llegó a un arreglo con Yahoo, a la que le entregó 2,7 millones de acciones.

Esa disputa se centró en patentes que Yahoo había adquirido el año anterior como parte de su toma de control de Overture, especialista en Marketing online.

“Es razonable que Yahoo quiera intentar esta táctica nuevamente ya que le funcionó en el pasado”, afirma Colin Gillis, de BGC Partner.

“Pero hay una sensación de desesperación acerca de esto, es improbable que consigan dinero fácil de Facebook. Esto no va a afectar la oferta inicial de acciones”, agrega.

Nuevo liderazgo

Otro elemento a considerar es que Yahoo recientemente hizo cambios en su junta directiva, nombrando a Scott Thompson como su director ejecutivo en enero de este año.

Jerry Yang, cofundador de Yahoo, renunció al consejo directivo a inicio del año. El presidente de la compañía y otros tres miembros del órgano de dirección anunciaron su decisión de dar un paso al costado poco después.

Y el Wall Street Journal informó que muchos empleados de Yahoo preveían recortes de plantilla después de trimestres consecutivos de bajas en los ingresos.

Para Chris Green, analista tecnológico del Davies Murphy Group, todo eso hace que el actual momento sea el más adecuado para ir al juzgado.

Según este analista, dada la elevada valuación de Facebook por estos días -hay quienes la sitúan en los mil millones de dólares- cualquier litigio de esta dimensión contra la compañía podría asegurar un beneficio para Yahoo.

Sentando precedente

El caso que envuelve a Yahoo y Facebook viene siendo considerado interesante porque, hasta la fecha, los principales protagonistas de las últimas guerras de patentes habían sido fabricantes de hardware, especialmente los dedicados a la fabricación de tabletas y smartphones.

Y Yahoo vs. Facebook “es uno de los primeros casos de patentes que concierne a las redes sociales”, dice Andrea Matwyshyn, profesora asistente de estudios legales en la Wharton School de la Universidad de Pensilvana.

“La patentabilidad de los códigos informáticos es incierta y recientemente varios grupos como el Electronic Frontier Foundation y la Computer and Communications Industry Association solicitaron a la Suprema Corte de Estados Unidos que examine la ley y aceptar un caso para clarificar cuándo el código informático puede quedar protegido por la patente”, explica la académica.

“Este puede ser un caso que pase de la corte de distrito y finalmente llegue al nivel de la corte de apelaciones, un escalón por debajo de la Corte Suprema, en caso de que las partes no lleguen a un acuerdo antes”, señala Matwyshn.