jueves, 29 de marzo de 2012

“Ser cantante no es mi inspiración”

Miguel Molinari es un apasionado furibundo que ha hecho de su inmensa afición que le viene desde pequeñito, y a través de una tenacidad encomiable, el objeto de su trabajo y una forma de vida. Molinari, perteneciente a la Asociación Peruana de Amigos de la Ópera, es el referente para que todo aquel que quiera inmiscuirse en la música lírica en el país.


¿Cómo empezó su afición?

-Desde muy pequeño ya que mi padre solía cantar en el auto o cuando íbamos de paseo en familia, recuerdo muy bien que tenía una voz de lirico, es en ese ambiente cuando ves a tu padre como un héroe, además mi abuela materna tenía una radio donde podías escuchar música clásica o zarzuelas.

-¿Quizás tu padre nació para cantante si que lo supiera?

-Claro, es más pienso que el pudo haber hecho una carrera música porque si voz era única, incluso diría que tuvo algún acercamiento con algunas compañías liricas locales.

-¿Se puede decir que gracias a ello entraste al mundo fascinante de la lirica?

-Claro que si, de alguna manera me conecta a ese hermoso mundo donde incluso empiezo a querer saber y escuchar más sobre esta música, recuerdo que escuchaba en la radio las diferentes músicas clásicas y eso me hacia soñar e imaginar un mundo maravilloso.

-En el colegio también tuviste a grandes profesores que incentivaron ese amor a la música lirica.

-Por supuesto, mis profesor Hugo Romero Ochoa quien fue un tenor que lamentablemente falleció pero que me enseñaba música y que incluso me hizo escuchar a Alejandro Granda considerado como el más grande tenor nacional.

-¿Ubaldo Alvarado quien fue tu profesor en la escuela también fue un melómano lirico como tu?

-Si, cuando termine el colegio me invita a su casa y me di con la grata sorpresa que tenia una colección gigantesca de discos antiguos, eso para mi fue sorprendente porque no lo conocía en esa faceta.

-¿Gracias a el has conocido a muchos aficionados de la música lirica?

-Claro, gracias a el conocí a muchas personas que tenían como afición este género, incluso algunos tenían dotes de cantantes, pero otros no, igual cantaban ya que el fin común era la afición a la lirica lo cual me hacía feliz porque era lo que estaba buscando.

-¿Alguna vez te entro el bichito de cantar?

-Puedo decir que me gusta cantar boleros y lo he hecho, pero esa es no es mi aspiración porque soy consiente de mis límites, además cantar te implica un gran sacrificio, no basta solo el talento de la persona sino pulirlo y perfeccionarlo como lo está haciendo nuestro gran tenor nacional Juan Diego Floréz.

-¿No te sientes un cantante frustrado?

-Para nada, no aspire a eso ni estaba dispuesto a someterme a una disciplina muy estricta debido a que tenía otras cosas muy importantes que hacer, más bien mi pasión estaba incluida en la investigación y la historia de la lirica peruana como una especialidad.

-En esta investigación que tú señalas, ¿qué has encontrado?

-Muchas cosas, en ese proceso encontré a personajes como Ernesto Palacios que influyo bastante en mí debido a que es una gran figura de talla mundial y me permitió a través de sus ojos ver de otra manera la opera y el canto en nuestro país, también he conocido a Margarita de Alvares una gran soprano de origen cusqueño, triunfo en Europa y que es muy reconocida a nivel mundial, sobre Alejandro Granda pienso publicar el próximo año un libro de investigación que es bastante extensa sobre su vida ya que es el primer gran tenor peruano en la historia, que fue maestro de Ernesto Palacios y que fue la gran figura que canto en la Scala de Milán donde se consagró.

-¿Quién o qué es tu inspiración?

- Pienso que fue la Lirica en si, lógicamente conocer la vida de Alejandro Granda es muy motivador.

-¿Desde cuando conoces a Juan Diego Floréz?

-Hace mucho tiempo, es más lo conozco desde sus inicios y es allí donde se estableció un vínculo de amistad y que ahora es un vínculo de trabajo en donde los dos tenemos un sueño que se llama “sinfonía por el Perú”

-¿Cuéntanos sobre este sueño que tienes?

-Es un proyecto social muy lindo de Juan Diego Floréz ya que utiliza a la música como herramienta principal para sembrar a los niños una serie de valores esenciales, como son la responsabilidad, puntualidad y el trabajo en equipo. Ellos se reúnen en grupos de aproximadamente 60 niños llamados “Núcleos”, donde cada uno aprende a tocar instrumentos propios de la música clásica, como el violín, el violoncelo, el oboe, el piano; entre otros.

-¿Cuándo se lanzó este proyecto?

En el mes de mayo, en este momento tenemos siete núcleos funcionando (Cuzco, Puno, Juliaca, Huaraz, Ancash, en el Cerro el Pino de la Victoria, y en Miraflores) y pronto estaremos abriendo uno en San Miguel gracias a la alianza que existe con Edelnor, uno con el BID estamos abriendo Manchay, Huánuco y Trujillo y con la Municipalidad de Lima estaremos en la Huerta Perdida en el Cercado de Lima.

-A parte de eso habrá un concierto para recaudar fondos a esta noble causa

-Así es, este concierto tiene como finalidad recaudar fondos para que el proyecto se lleve a cabo, en ese sentido el concierto va a ser acompañado por la orquesta “Sinfonía por el Perú” donde Juan Diego Floréz invito a Marco Zunino para cantar unos temas con él, este evento será el 10 de abril en el Jockey Club del Perú.