jueves, 15 de marzo de 2012

“La música es un universo que no tiene fin”

El baterista del grupo Jazz Sour Alberto Portocarrero, nos cuenta sobre el auge del jazz en nuestro país, eso gracias a la fusión de sonidos y a la creación de la carrera de música en las universidades


- ¿Desde cuándo está en el mundo del jazz?

-Siempre estuve presente en este género debido a que mi padre que en paz descanse lo escuchaba, es más yo empecé a tocar piano a los seis años y a los 12 la percusión. Actualmente de los cuatro hermanos que somos yo soy el único músico.

- ¿Todo el día se escucha música en su casa?

-Claro, desde música criolla hasta jazz incluyendo los boleros, además yo nací en el 53, época en la cual la radio tenía un programa que se llamaba “La cajita musical” que lo conducía el boliviano Emilio García Jara y allí escuchabas lo mejor del jazz y eso también influyó para que entre a este hermoso mundo musical.

-¿En esas épocas que tan difícil era conseguir discos de jazz?

- Ufff, ni te imaginas las penurias que pasábamos, recuerda que era la época militar donde hemos tenido 12 años de silencio cultural. Cuando apareció el cassette era una verdadera odisea porque tenías que turnarte para poder grabarla y así poder escuchar el jazz de otros países.

-A pesar de que en el Perú había un gobierno militar, ¿venían renombrados artistas de este género?

-Claro que sí. En esa época vinieron los pesos pesados del jazz como Charlie Byrd y Stan Getz y de eso la mayoría de la gente no sabe.

-¿Podemos decir que el jazz tiene un espacio en el país?

-Claro, esto debido a que ha crecido una fusión de música que hace que exista una inquietud de parte de los jóvenes por saber más de este ritmo. Otro aspecto importante es que las universidades están empezando a tener cursos de música y eso es crucial para tener pronto buenos autores y compositores de jazz y otros ritmos.

-Muchos dicen que el jazz solo lo puede escuchar gente selecta, ¿usted comparte esa opinión?

-Nada que ver, el jazz lo puede escuchar cualquier persona.

-¿Pero una cosa es escucharla y otra entenderla?

-Si, pero con el pasar del tiempo te podrás familiarizar con el sonido tanto así que no pararas de escucharlo y entenderlos.

-¿Cuál es el mejor momento de escuchar jazz?

-Para mi cualquier momento, aunque pensándolo bien pienso que la luz de la noche con una cena romántica y un vino es el momento perfecto.

-¿Es difícil ser músico en un país como el nuestro?

-Podría decir que es una profesión bastante sacrificada, para ser alguien dentro de la música tienes que salir al extranjero.

-Usted como músico, ¿qué opina sobre la nueva camada de jóvenes de la canción criolla?

-Debo decir que existen buenos elementos, lastimosamente no son muy difundidos pero a pesar de ello siguen haciendo música criolla, es por ello que siempre digo que tiene que darle un espacio para algo tan querido en nuestro país.

- Antiguamente existían muchas peñas que promocionaban este género musical. Ahora no existen muchas, ¿qué está pasando?

- Son negocios que lo único que buscan es satisfacer sus bolsillos. De ahí que ahora las peñas pongan chicha, cumbia o merengue. Para mí eso es una falta de respeto que no se puede tolerar.

-¿Se puede fusionar el jazz con la música criolla?

-Claro que sí. En nuestro país se llegó a fusionar el jazz con la música criolla y salió algo espectacular, solo es cuestión de cómo lo atrapes.

-Cambiando de género pero siempre en la música, usted ha vivido la época del rock, ¿de su tiempo a la actualidad ve alguna diferencia?

- Yo viví en la época de los 70, y ahí el rock era otra cosa.

-¿Por qué se relaciona el rock con la bohemia?

-Simplemente porque impera donde está la juventud, es parte de una generación que no se puede negar.

-¿Qué proyecto tiene a mediano plazo?

-Estamos poniendo nuestra energía en un grupo llamado Jazz Sower, felizmente estamos trabajando juntos bastante tiempo (dos años) y eso hace que el grupo este bien consolidado en todo aspecto.