jueves, 6 de abril de 2017

Cuidado con el asma


Cada vez hay más casos. A la fecha no tiene cura. De no ser tratado a tiempo, puede llevarte a la muerte.

El verano terminó y con el paso de las semanas la humedad y el frío en la costa peruana irán en aumento, en perjuicio de miles de peruanos que sufren de asma.

Durante mayo y octubre las personas con esta enfermedad presentarán problemas respiratorios recurrentes como fatiga, silbidos al respirar, tos nocturna y sensación de opresión en el pecho.

Por esta razón, según el doctor Julián Rodríguez Galindo, past presidente de la Fundación Peruana para el Asma Bronquial, el asma es catalogada como una enfermedad pulmonar crónica que puede presentarse en personas de cualquier edad.

“En el mundo hay más de 15 millones de individuos con esta dolencia que anualmente aumenta en un seis por ciento y que provoca la muerte de más de 180 mil personas en el planeta”, manifiesta el doctor Rodríguez.

Aquellos que padecen esta dolencia son alérgicos a alérgenos como: los ácaros del polvo de casa, hongos ambientales, el humo del tabaco, el pelo de animales  (gato, perro) y ciertos  virus respiratorios, así como también a algunos preservantes, colorantes y saborizantes que están presentes en ciertos alimentos.

Dichos alérgenos, que se incrementan durante la temporada de otoño e invierno debido a que las personas por el frío y la humedad mantienen sus casas cerradas, provocan la inflamación de las vías respiratorias lo que da lugar a la aparición de síntomas como: fatiga, tos, silbidos y ataques o crisis de asma que ocurre a causa del estrechamiento de los bronquios lo cual limita la entrada y salida del aire en los pulmones.

Hasta el momento, sostiene el especialista, el asma no tiene cura, pero si el paciente tiene un diagnóstico temprano, tratamiento adecuado y aprende a manejar la enfermedad con la ayuda de un profesional de la salud y además evita los factores que desencadenan los síntomas es posible controlar la enfermedad y, por tanto, tener una vida sin limitaciones como cualquier otra persona sana.

Sin embargo, agrega, si no se tiene tratamiento adecuado pueden surgir complicaciones como otitis, sinusitis y neumonía todo lo cual puede provocar ausentismo laboral y limitaciones para el desarrollo de actividades físicas y en el algunos casos la muerte. 

DISTRITOS PELIGROSOS
Estudios del Ministerio de Salud del 2014 revelan que Villa María, Chorrillos, Barranco, Miraflores y San Juan de Lurigancho registran el mayor número de casos de asma bronquial en nuestra capital. 

Mientras que en el interior del país, Chimbote, Chiclayo, Ica y Piura son las ciudades con mayor incidencia después de Lima.

25%
de peruanos sufriría de asma. Esta cifra es una de las tasas más alta de América Latina.


26 años viví con la enfermedad

Por culpa del asma, María Mollo una noche tuvo que ir de emergencia al hospital Hipólito Unanue, en El Agustino. Ahí el médico le recomendó usar inhaladores y tomar medicamentos, de lo contrario se exponía a sufrir de crisis asmática.

A pesar del tratamiento, había fechas que a María le dolía el pecho y sentía síntomas de asfixia. Por esa razón vivía deprimida al no observar mejorías. Estuvo así por 26 años.


Un día, un primo que la vio en esta situación le invitó a la Comunidad Cristiana del Espíritu Santo, donde luego de perseverar y usar su fe durante siete meses logró que los síntomas desaparecieran. 

Hoy con 67 años ya no sufre de asma.