jueves, 4 de septiembre de 2014

Educación Ambiental como estrategia frente al cambio climático​




No es posible alcanzar el desarrollo sostenible sin ciudadanos ambientalmente responsables. Esa será una de las premisas de propuesta conjunta que elaborarán en Perú representantes de los países de Iberoamérica para solicitar que la Educación Ambiental se incluya como un elemento clave en la Estrategia global para prevenir y mitigar el cambio climático que impulsa la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Esta declaratoria se suscribirá durante el VII Congreso Iberoamericano de Educación Ambiental (CIDEA 7) que se realizará en Lima del 10 al 12 de setiembre, y será parte de las discusiones de la Cumbre Mundial de Nagoya, que se efectuará en Japón en noviembre próximo y de la Vigésima Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP-20) que se realizará en Lima, en diciembre de este año.

De ese modo, se reconocerá a la Educación Ambiental como un instrumento universal para favorecer el desarrollo sostenible del planeta a favor de las futuras generaciones. Considerando además la formación de una sociedad ambientalmente responsable capaz de adoptar acciones de mitigación frente a los efectos y riesgos que genera el cambio climático.

Así lo indicaron hoy durante una reunión informativa el viceministro de Gestión Pedagógica del Ministerio de Educación (Minedu), Flavio Figallo y el viceministro de Gestión Ambiental del Ministerio del Ambiente (Minam), Mariano Castro.

Participación virtual

En CIDEA 7 participarán más de mil expertos entre académicos, docentes y representantes de los gobiernos de Iberoamérica. Pero también podrán participar  --de modo virtual-  todos los ciudadanos de la región, principalmente docentes de educación básica regular y superior.

Para poder acceder a las ponencias vía virtual, en tiempo real, los interesados deberán inscribirse previamente, desde ahora y hasta el 9 de setiembre, a través de la página web del CIDEA 7 http://www.cidea7.pe/participa.php

Más de cien expositores

En el CIDEA 7 habrá más de 140 expositores confirmados provenientes de Brasil (35), Colombia (13), México (12), Argentina (8), Uruguay (9), Venezuela (3), España (4), Chile (7), Panamá (1), Ecuador (2). Por parte de Perú participarán 47 expositores.

Durante el CIDEA 7 los países de Iberoamérica expondrán sus avances en el diseño e implementación de políticas de educación ambiental.  El Congreso permitirá  definir una propuesta
regional que resguarde la Educación Ambiental Comunitaria y Formal como respuesta a problemas sociambientales, de salud, alta vulnerabilidad y eventos adversos comos desastres naturales.

Participarán también representantes de los ministerios del Ambiente y de Educación de  Iberoamérica: Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Costa Rica, Cuba, Chile, República Dominicana, Ecuador, El Salvador, España, Guatemala, Guinea Ecuatorial, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Portugal, Puerto Rico, Uruguay y Venezuela. También estarán presentes expertos y académicos especialistas en educación ambiental.

Avances en el Perú

Perú es uno de los primeros países de Iberoamérica en aprobar, en el año 2012, una Política Nacional de Educación Ambiental, después de Brasil y Colombia.

Actualmente, se realizan esfuerzos por incluir en el currículo escolar la educación ambiental de manera transversal, tanto a través de las acciones pedagógicas, como de la gestión operativa de los colegios, de modo que los docentes den el ejemplo a sus alumnos.  La Educación Ambiental abarca la formación en ecoeficiencia, en salud, en gestión del riesgo que contribuyen a una cultura de prevención y responsabilidad ambiental.

El cambio climático en Perú

Perú es uno de los países más vulnerables frente al cambio climático, por ello, es indispensable traer el debate climático global al país.  En este contexto, el CIDEA 7 contribuirá a proponer acciones que incorporen en este debate a la ciudadanía en general. 

La Educación Ambiental en épocas de cambio climático nos permite tener una actitud reflexiva sobre los impactos que generamos en el ambiente. Es necesario adoptar mejores hábitos de consumo de agua, de energía, de materiales, porque si no lo hacemos nuestras acciones deteriorarán aún más la calidad de vida de las futuras generaciones. (Redacción)