jueves, 11 de septiembre de 2014

El consumo de drogas va en aumento

La mayoría de los jóvenes fuma marihuana.

El desinterés de muchos actores de la sociedad por tratar el tema de la rehabilitación del consumo de drogas en los jóvenes, ha originado que hoy tengamos más de 50 mil drogadictos en el país.

El Perú ya no es solo exportador de drogas. Ahora también sufre, y cada año peor, las consecuencias del consumo.
Si hasta el 2012 se estimaba, de acuerdo con la Estrategia Nacional de Lucha contra las Drogas, que en el país había 45 mil dependientes a alguna droga cocaínica hoy se cree que tenemos más de 50 mil. ¿Pero qué ha causado este aumento? Según el doctor Jorge Vergara Gerstein, docente de la Facultad de Ciencias y Artes de la Comunicación de la PUCP, la razón está en la despreocupación del Estado por atender el tema de la rehabilitación del consumo de drogas.
En el 2012 ese desinterés estatal se vio reflejado en un estudio de Devida que señaló que de las 918 camas para la atención de todos los problemas de salud mental, solo 200, menos del 30%, están destinadas a pacientes drogodependientes, sin que se reporte de la existencia de alguna cama para tratar a mujeres en caso de adicción.
En su tesis doctoral (Experiencias de riesgo y consumo de drogas ilegales. Subjetividad y trayectorias biográficas de jóvenes peruanos), el doctor Vergara explica que como el número de muertos por causa de la adicción a una droga ilegal aún es bajo, eso ha hecho que el Estado solo enfoque su lucha contra las drogas en la producción y el tráfico, dejando la rehabilitación a los privados, en este caso a los centros terapéuticos.
Al igual que el Estado, las familias también están viendo a los centros de rehabilitación como una vía de escape para deshacerse de los jóvenes adictos. 
Según Vergara, esta situación es preocupante porque demuestra que nadie (incluido los dependientes) quiere asumir la tarea de la rehabilitación, pasando para un tercero esa responsabilidad.
En el país solo existen 47 centros de rehabilitación formales, número insuficiente para la atención de esa gran masa de adictos que cada año viene aumentando, de ahí la existencia de decenas de centros informales.

Federico Tong: “Devida debe trabajar en todo el país y no solo en 12 regiones”.

A raíz de los trágicos sucesos en dos centros terapéuticos que dejaron más de 50 muertos en el 2011, el Ejecutivo promulgó el 23 de julio de ese mismo año la Ley 29765 con el fin de regular los establecimientos y el ejercicio de los centros de atención. Sin embargo, los gobiernos locales que deberían velar por su cumplimiento no lo están haciendo, porque al igual que el Gobierno Central, tampoco les interesa el tema.
Esta situación ha originado que cada vez existan más centros informales, donde por lo general el adicto es tratado como un animal y no como un ser humano.
El psicólogo Federico Tong considera que ante esta realidad el Estado debe ampliar el trabajo de Devida (ente estatal encargado de la rehabilitación de adictos), que actualmente llega a 12 regiones para cubrir todo el país. Asimismo dice que debe comprometerse a las autoridades municipalidades a destinar recursos para la prevención y lucha contra las drogas, porque la mayoría de delincuentes juveniles actúa bajo los efectos de algún alucinógeno.
 “Si queremos tener éxito en la lucha contra la inseguridad ciudadana también debemos tomar en cuenta este problema que nos afecta a todos”, dice Tong.
En esa misma línea, Vergara considera que el Estado debe trabajar en dupla con los privados, apoyando y vigilando. Asimismo reorientando los recursos humanos para que se logre un modelo participativo entre varias instituciones: hospitales públicos, clínicas, universidades, comunidades terapéuticas, institutos técnicos de educación superior, familia, etc. “Solo así podremos controlar el crecimientos de adictos en el país”, asegura.
La más consumida
Si bien ha aumentado el consumo de otras drogas ilegales, la marihuana aún sigue siendo la droga que más usan los peruanos, sobre todo los limeños. (Ver gráfico)
De acuerdo con Cedro, el consumo de drogas ilegales es distinto según las ciudades, debido a factores diversos, incluyendo su cercanía a las zonas de producción de drogas, el estar en las vías de transporte de drogas o las condiciones que facilitan o dificultan su comercialización al menudeo. Desde este punto de vista se aprecia mayor prevalencia de vida de marihuana en ciudades como Cusco, Tingo María, Arequipa, Tacna y Tarapoto; así como mayor prevalencia de vida de drogas cocaínicas en Iquitos, Tingo María, Arequipa, Tarapoto y Tacna. (Redacción)


Fuente: Epidemiología de drogas en población urbana 2013: Encuesta de hogares. Lima: Cedro.