jueves, 25 de septiembre de 2014

Países que controlaron la corrupción realizaron una explosión de reformas para lograrlo



Investigador Bo Rothstein planteó nueva política anticorrupción con resultados y explicó por qué fracasaron las medidas tradicionales.

Los países que han logrado controlar la corrupción han implementado una “explosión de reformas” para conseguirlo y las medidas adoptadas han sido lo suficientemente fuertes para que los ciudadanos vean el cambio, afirmó el investigador Bo Rothstein de la Universidad de Gotemburgo, en Suecia. 

Rothstein apuesta por una política anticorrupción efectiva que contemple las siguientes medidas: 1) Introducir un sistema impositivo extensivo porque quien no paga impuestos podría no importarle mucho la corrupción. 2) Educación universal. 3) Reclutamiento de personal en la administración pública basada en los méritos. 4) Igualdad de género que de señales de imparcialidad. 

Según el catedrático de la Universidad de Gotemburgo, las políticas anticorrupción tradicionales han fracasado porque se han basado en teorías inexactas que asumen, por ejemplo, que la corrupción es un problema de incentivos, cuando en realidad si dependiera de ello ya se hubiera solucionado cambiando dichos incentivos. 

A su parecer, tampoco funcionó la teoría ética de que para controlar la corrupción, se requiere una mayor educación ilustrada, cuando en realidad las personas que cometen actos corruptos son conscientes de que sus actos están mal y participan de ella porque no ven otra posibilidad. 

Para Rothstein, una de las formas más efectivas para disuadir actos de corrupción es convencer a los ciudadanos que las demás personas que están en su misma situación (léase la mayoría) están dispuestos a hacer lo correcto. Y para ello se necesita que las autoridades y la sociedad en su conjunto den señales claras y fuertes de que así será. 

Esta teoría es llamada de la “acción colectiva” o “trampa social” porque (bajo la misma premisa) los ciudadanos que están en un entorno corrupto al ver que la mayoría está actuando mal podría inclinarse por hacer lo mismo que ellos. No obstante, reconoce que siempre existirá una minoría que no se deja influenciar por su entorno. 

DESTRUYENDO MITOS 
Durante su exposición en la V Conferencia Anticorrupción Internacional “Nuevo paradigma en las políticas anticorrupción y la teoría de la acción colectiva”, Rothstein afirmó que “los hechos demuestran que un gobierno grande es menos corrupto y tiene una mejor calidad de gobierno”, contrariamente a lo que se piensa. 

En base a investigaciones realizadas, también sostuvo que “el efecto de la democracia en el bienestar humano no es impresionante” y el control de la corrupción termina teniendo un mayor impacto positivo en los indicadores de bienestar y satisfacción en la población.  (Agencia)