jueves, 18 de diciembre de 2014

¡Qué buena comida!


Nuestro variado menú no solo conquista los paladares del mundo, también genera millones de empleos e ingresos al país, ya sea través del turismo como de la exportación de productos agropecuarios  y recursos hidrobiológicos.

Un nuevo galardón sumó nuestra gastronomía. Por tercer año consecutivo la World Travel Awards (WTA por sus siglas en inglés) distinguió al Perú como el “Mejor Destino Culinario del Mundo”.
En una ceremonia realizada el último 7 de diciembre en la isla caribeña de Anguila, el Perú se impuso a otros países destacados por su gastronomía como Australia, China, Francia, India, Italia, Japón, Malasia, México, España, Tailandia y Estados Unidos.
En lo que va del año, la WTA premió a nuestro país en dos oportunidades. En agosto pasado lo distinguió como el “Mejor Destino Gastronómico de Sudamérica”.
Los galardones otorgados por la WTA son considerados como el premio Oscar del sector turístico.
Conocida la noticia, el chef y empresario Gastón Acurio sostuvo que el premio es fruto del trabajo de miles de peruanos, tanto empresarios, proveedores y comensales. “Es gracias a todos ellos que hoy el Perú recibe este premio “, escribió en su cuenta de Facebook.
A pesar que nuestra gastronomía gana premios y reconocimientos, muchos peruanos no saben en qué radica el éxito de nuestra comida.
Según el chef Roberto Area, del restaurante Punto Italiano, el secreto está en la gran variedad de colores, olores, sabores y texturas que existen en la costa, sierra y selva de nuestro país.
Por su parte, el coach gastronómico Pier Passoni considera que los sabores y aromas de la fusión de nuestros insumos son los responsables del porqué nuestra comida es tan apreciada por propios y extraños.
Ya sea por sus sabores, texturas o sus insumos, lo cierto es que hoy nuestra gastronomía vive un boom que trae consigo un inmenso potencial para el desarrollo económico del país, tanto en la generación de empleo e ingresos en el sector turismo, como en la demanda de productos agropecuarios y recursos hidrobiológicos.
Según el informe “El boom gastronómico peruano al 2013”  de Arellano Marketing preparado para la Asociación Peruana de Gastronomía (Apega), en toda la cadena económica más de 5.5 millones de personas se benefician de forma directa o indirecta con la gastronomía en el Perú.
De acuerdo con dicho estudio, este sector genera 2.2  millones de empleos, los cuales están ligados a actividades primarias (ganadería y pesca) y al comercio (establecimiento de comida).
La actividad gastronómica ha crecido tanto en los últimos años, que hoy es el tercer sector que más divisas genera al país. El año pasado, según Canatur, reportó ingresos por 3 mil 500 millones de dólares.
El nuevo imán turístico
Nuestro Premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa escribió hace algunos meses en un ensayo titulado “El sueño de un chef”, que si alguien le hubiera dicho hace algunos años que en el extranjero se organizaría un viaje turístico gastronómico por el Perú, simplemente no lo hubiera creído. “Pero ha ocurrido. Y sospecho que los chupes de camarones, los piqueos, la causa, las pachamancas, los cebiches, el lomito saltado, el ají de gallina, atraen ahora al país tantos turistas como los palacios coloniales y prehispánicos del Cusco y las piedras de Machu Picchu”. Y no se equivocó.
De acuerdo con Carlos Chuquin, representante de prensa de Canatur, de los 3 millones de turistas que arribaron al país el año pasado, un millón llegaron por la gastronomía.
Hace quince años la cocina peruana era una ilustre desconocida en el mundo. En grandes ciudades como San Francisco, París, Madrid o Buenos Aires había algunos restaurantes peruanos, pero estaban orientados principalmente a reducir la melancolía gastronómica de la colonia peruana. Sin embargo, gracias a ferias como Mistura y la presencia cada vez mayor de chef peruanos en el extranjero, este panorama  comenzó a cambiar.
De un puñado de restaurantes peruanos en el extranjero, hoy están presentes en casi todos los países del mundo. En Chile, por ejemplo, hay 160 restaurantes, y en Estados Unidos más de 500.
Mientras esto sucede fuera de nuestras fronteras, en Perú el crecimiento de restaurantes demuestra el interés de los empresarios por invertir en este rubro. De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística (INEI), este sector creció de octubre del 2013 al mismo mes de este año 3,5%.
La cocina no solo interesa a los empresarios, también a los medios de comunicación nacionales como regionales.
La aparición de programas gastronómicos en la televisión y la radio, a los que se suman reportajes en revistas y diarios, ha despertado un gran entusiasmo entre los jóvenes por estudiar gastronomía, ya sea en institutos o universidades.
En Lima, por ejemplo, hasta la década del 90 solo existía un puñado de escuelas de cocina privadas, hoy tiene 52.
En el estudio de Arellano se estima que existen más de 15 mil estudiantes de gastronomía que egresan cada año en Lima.
Esta nueva generación de jóvenes chef peruanos tiene todo para conquistar el mundo, asegura Acurio.
 “Ahora que nuestra cocina está en el mapa global; esperemos que ellos la conviertan en uno de los ejes de la comida internacional”, dice el exitoso empresario.
¿Qué futuro le espera?
Según el chef Pier Passoni, nuestra gastronomía está en la cúspide del mundo, y dependerá de nosotros mismos mantenerla ahí. “Es hora que hagamos del Perú, un país comestible”, sostiene.
El también profesor de gastronomía Roberto Area dice que mientras tengamos chef que no solo exporten sus conocimientos sino que también se interesen por las comidas regionales, muchas veces no conocidas, nuestra culinaria no parará de crecer. (Redacción)