jueves, 16 de febrero de 2017

El valor de una esposa


Sola, al inicio, y luego con el apoyo de sus hijas, Julia Panta logró -después de 22 de lucha- que su esposo sea, primero, declarado héroe; y luego, que sus restos descansan al lado de Bolognesi y Grau.

En la sala de su casa, Julia Panta nos muestra el Título de Héroe Nacional del Cenepa de su esposo, el mayor Luis Alberto García Rojas, muerto en combate en el conflicto con el Ecuador, que ella recibió de manos del presidente Pedro Pablo Kuczynski en Palacio de Gobierno.

“Para lograr este título, venció varios obstáculos. Primero, que el Congreso declarase héroe nacional a mi esposo; y luego, que sus restos sean enterrados en la Cripta de los Héroes”, sostiene.

Durante 22 años de lucha, superó una amenaza, un intento de secuestro, la indiferencia y la humillación de las autoridades, además de un cáncer al útero, 34 cirugías, dos accidentes de su menor hija, y rehacer su vida en los EE.UU.

Julia nos revela que el día en que su hija Andrea regresó de la escuela llorando, porque su maestra le dijo que su padre no era un héroe, ella decidió luchar para que su esposo sea reconocido héroe.

“Yo no podía devolverles a su padre, él ya estaba muerto, pero de repente cambiar el final. Tenía todas las pruebas. Había que luchar”, dice.

Comenzó mandando documentos, cartas a las autoridades, pero nadie le hacía caso. Sus hijas crecieron, y con ello, también las necesidades de la casa.

La adolescencia de Julia Panta no había sido fácil. Tuvo que trabajar duro limpiando casas para pagar su carrera de Derecho.

Dispuesta a que sus hijas no tuvieran una infancia más difícil, decidió trabajar mucho más. En dos años, pasó de secretaria judicial a jueza titular.

Mientras trabajaba, sus hijas, Andrea y Diana, le ayudaban armando los archivos, que continuaba enviando al Congreso de la República, la Defensoría del Pueblo, etc.

Un día, gracias a la ayuda de una periodista, logró conversar con el congresista José Luis Risco, quien luego de verificar la información decidió ayudarla.

En el 2006, el Congreso declaró a Luis Alberto García Rojas héroe nacional. La Ley 28682 ordenó su ingreso a la Cripta de los Héroes; sin embargo, ello no se concretó.

La indiferencia de las autoridades para cumplir la ley, llevó a Julia y sus hijas a demandar al Estado.
Cuando parecía que los restos de su esposo descansarían al lado de Miguel Grau y Francisco Bolognesi, el 28 de enero del 2016 se canceló la ceremonia. Había que empezar de nuevo.

Pasaron los meses, y gracias a la ayuda de un amigo logró que las nuevas autoridades cumplieran con la Ley 28682.

Desde el último 29 de enero, luego de dos siglos, la Cripta de los Héroes cuenta con un nuevo héroe: Luis Alberto García Rojas.

Julia Panta nos dice que ahora solo falta que la Municipalidad de Lima ponga el nombre de su esposo en las principales calles y avenidas de la capital, y que el Ministerio de Educación incluya en los textos escolares, la gesta heroica de Luis García. Por eso siente, que la lucha aún no ha terminado. (C.M.)

“Si nuestro por qué está basado en el amor, todo es posible”
 Muchos se preguntan por qué hay personas, como Julia Panta, que logran superar todos los obstáculos, y otras, no. La administradora y coach Simone Salgado, nos explica el secreto.

— ¿Qué hace que una persona suporte todas las adversidades?
— Tener un “por qué”; una razón y una certeza absoluta.  Y cuando nuestro “por qué” está “basada en el AMOR”, puede estar seguro de que tarde o temprano las cosas se darán.

En el caso de Julia Panta, su receta fue: certeza + persistencia + amor = Victoria.

—¿Cómo fortalecer la resistencia y la perseverancia?
—Mirando el mundo con gratitud, por todas las bendiciones diarias, para levantarnos de la cama con un modelo mental diferenciado y victorioso.

El trabajo voluntario también ayuda a ejercitar la capacidad de resiliencia y perseverancia, ya que nos da una perspectiva más amplia de que el mundo no circulan torno a nosotros mismos, y que los sufrimientos y problemas de las demás personas son más grandes que los nuestros.