viernes, 17 de febrero de 2017

¿Sabe cómo ser un emprendedor de éxito?


Dos empresarios peruanos que se mantienen entre los hombres más ricos del mundo, nos cuentan sus secretos que lo llevaron a conquistar millones de dólares.

“El éxito es sobreponerse al fracaso, con entusiasmo intacto”, Winston Churchill.

A pesar del enfriamiento de la economía mundial en los últimos años, los peruanos Carlos Rodríguez-Pastor, Eduardo Belmont y Ana María Cafferata continúan figurando entre las personas más ricas del mundo.

Según la revista Forbes, encargada de la elaboración del ranking, Rodríguez-Pastor, en el puesto 1.121, presidente del grupo Intercop, que tiene empresas como Cineplanet, Interbank, entre otras, cuenta con una fortuna de 1.600 millones de dólares.

Le sigue Eduardo Belmont, puesto 1.577, hermano del ex alcalde Lima Ricardo Belmont, y presidente del grupo Belcorp, dedicado al rubro de cosméticos, con un patrimonio valorizado en 1.100 millones de dólares.

El último peruano en la lista, es la señora Ana María Brescia Cafferata, puesto 1.578, accionista del grupo Breca, conglomerado empresarial presente en diversos sectores económicos, con 1.099 millones de dólares.

Continuar siendo millonario, no es fácil, reveló recientemente el empresario en una entrevista televisiva.

Frente al periodista, dijo que la clave de sus empresas se debió a cinco factores: los valores, la visión, cuidar a los colaboradores de la empresa, la innovación y la ejecución de proyectos.

Para el empresario, los valores son la base. “Todo comienza con valores. Uno puede cambiar muchas cosas, pero uno nunca debería cambiar sus valores. En el grupo nuestros valores son transparencia, el espíritu de superación, el trabajo en equipo y la humildad”.

“El secreto de nuestro grupo es que solo vemos montañas. Nuestra filosofía es conquista una montaña y luego ve por otra”, dijo.

“Creo que estos puntos también pueden ser aplicados para cualquier persona, incluso para los gobiernos”, sostuvo.

Ser emprendedor de éxito demanda trabajo. Y Ana María Brescia lo sabe.

A pesar de haber nacido en una familia acomodada, tuvo que esforzarse mucho para hacer crecer sus proyectos empresariales.

En una conferencia, refirió que el éxito de las empresas que dirigió se basó en tres pilares: sacrificio, disciplina y trabajo.

A lo que agregó, olfato para identificar una oportunidad de negocios; es decir, saber lo que quieren las personas para cubrir sus necesidades.

Luego, capacitación. Esto es muy importante para saber elegir las mejores estrategias.

El siguiente paso, es tener un plan de negocio de por lo menos un año, con metas y recursos que debes seguir al pie de la letra. No olvides que iniciar una empresa, por más pequeña sea, puede ser costosa, por eso debes manejar tu dinero con responsabilidad. (Redacción)

FORMALIZACIÓN
Con la simplificación administrativa, hoy es más fácil formalizarse. Eso es importante para acceder al crédito bancario.