jueves, 9 de marzo de 2017

¿Quieres ser rico, y no fallar en el intento?


En la siguiente nota, te decimos qué hacer.

Juan Rodríguez es un economista admirado por su jefe y colegas de trabajo. En el poco tiempo que viene laborando en una empresa de seguros, ha cerrado importes contratos. Por esa razón, se siente agradecido con sus nuevos compañeros.

Sin embargo, en el fondo, Juan no se siente muy feliz. A pesar de estar ganando más dinero que en su anterior trabaja, no logra cancelar sus deudas. Es más, está a punto de quebrar.

Tener dinero en algunos casos, es un problema tan grande como no tenerlo.

Robert Kiyosaki, autor del libro Padre Rico Padre Pobre, dice que el mundo está dividido en dos grupos: el primero, que trabaja duro para ganarse la vida; y el segundo, el que gana dinero sin esfuerzo alguno. En ambos casos, ninguno tiene un final feliz.

Desde tiempos remotos siempre hemos escuchado que para ganar algo hay que trabajar mucho. Y eso es cierto. El detalle es que queremos ser ricos caminando por un sendero equivocado.

El sistema nos dice que si queremos ser rico primero hay que ir a la universidad para conseguir un buen trabajo. Luego de alcanzar la seguridad laboral, procurar la comodidad. Y por último, optar por ser ricos.

El problema con este sistema, es que cuando comenzamos a ganar dinero adquirimos pasivos (casa, carro, etc.) en vez de invertir en activos.

Siguiendo este camino, el boxeador Mike Tyson tuvo que vender todo su patrimonio, valorizado en 300 millones de dólares, ante la amenaza de la bancarrota. Y así como él, otros famosos pasaron por historias similares.

Esto demuestra, que tener más dinero no te hace rico. Lo que te hace rico, es tener más activos en tus bolsillos que pasivos. ¿Cómo conseguir eso? Según Kiyosaki, dándole la vuelta al sistema; es decir, invertir primero para ser rico; luego, para estar cómodo; y finalmente, para estar seguro.

Muchos dirán que invertir es riesgoso, a lo que Kiyosaki responde: “claro qué es riesgoso. Pero desconocer lo que estamos haciendo por falta de una educación financiera, hace que la inversión sea 100% riesgosa. Por eso aconseja, citando a su Padre Rico, invertir en un plan personal, que responda que si hago esto y me sale mal, cómo reacciono; y si me sale bien, qué hago”.

Según Kiyosaki, el sistema educativo que impera en el mundo merma nuestra creatividad; porque nos enseña que el error debe ser penalizado, y por eso debemos ser castigados.


Para tener más millonarios y menos pobres hay que cambiar el sistema. Solo así no tendremos historias de fracasos, como la de Mike Tyson y Juan Rodríguez. (Redacción)