jueves, 15 de septiembre de 2016

El calentamiento global amenaza la tierra


Hasta antes de la primera revolución industrial del siglo XVIII, en Inglaterra, no existía entre el hombre y la naturaleza dominación alguna. Sin embargo, con la llegada de la era moderna ese equilibrio cambió.

El hombre empezó a derrumbar de manera masiva árboles para construir barcos, y a usar carbón para sus fábricas; la extracción de recursos naturales se hizo permanente, al igual que la explotación de los seres humanos que eran obligados a trabajar durante 12 y 15 horas todos los días.

Para que la industria y el sistema económico crecieran, las fábricas comenzaron a expulsar sus desechos al ambiente, ya sea al aire, la tierra o a los ríos. Con el tiempo, esta insana práctica — que aún subsiste en muchos países— originó el calentamiento global y la aparición del cambio climático.

El calentamiento global es el aumento gradual de las temperaturas de la atmósfera y los océanos como consecuencia del incremento de los gases de efecto invernadero, emanados por las fábricas que usan como fuentes de energía los combustibles fósiles.

En el 2011, un informe del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de la Organización de Naciones Unidas (ONU) advirtió a los gobiernos que si la emisión de los gases de efecto invernadero a la atmósfera supera los 350 partes por millón (ppm) de C02 en los próximos 35 años, la vida en la Tierra correrá riesgo hacia finales del siglo XXI.

Desde la llegada de la era moderna hasta nuestros días, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), 800 especies de flora y fauna ya se han extinguido por el cambio climático. Entre ellas tenemos el olivo de Santa Elena, el guacamayo de Sprix, la rana de Monteverde, el rinoceronte negro, la foca monje del Caribe, el delfín de Baiji, el lagarto gigante de Cabo Verde y el cuervo hawaiano.

La existencia de la Tierra y el hombre están en peligro. Si el calentamiento global no se revierte en el corto plazo, las sequias e inundaciones serán cada vez más frecuentes y el nivel del mar, luego de derretirse los 20 millones de kilómetros cúbitos de hielo, se incrementará hasta hacer desaparecer a todas las ciudades costeras.

La ciencia ha demostrado que nuestro planeta ha pasado por procesos normales de calentamiento y enfriamiento a lo largo de millones de años. Sin embargo, ahora, el ritmo acelerado de la vida humana, está causando cambios en la composición de la Tierra en menos de un siglo, por lo que urge tomar medidas.

Siendo el hombre culpable del calentamiento global, está en sus manos resolver este problema. ¿Cómo podría hacerlo? Las autoridades y las empresas movilizarían dinero, tecnología y recursos humanos para hallar una rápida transición de los combustibles fósiles a fuentes de energía limpia. Mientras tanto, nosotros, los ciudadanos de a pie, contribuiríamos a través del ahorro de electricidad, agua, etc. Pequeñas acciones que generarían grandes beneficios.