jueves, 15 de septiembre de 2016

Ollanta fue el presidente que más viajó al extranjero


En solo cinco años salió del país 64 veces. Le siguió Alejandro Toledo. Por su parte, Fernando Belaunde es el que menos viajó.

A propósito del primer viaje del presidente Pablo Kuczynski a los Estados Unidos y a la China, sabía usted que el mandatario que más viajó al exterior en solo un quinquenio fue Ollanta Humala, con 64 veces.

Según el archivo digital del Congreso de la República, el segundo presidente más viajero fue Alejandro Toledo, con 58 veces. Le siguió Alan García con 43. El presidente Alberto Fujimori en sus dos periodos salió del país 109 veces.

El menos viajero de los últimos 30 años fue Fernando Belaunde, con solo seis veces. Mientras el que nunca subió a un avión para salir al extranjero fue Valentín Paniagua, debido a la difícil situación que vivía el Perú, luego de la renuncia por fax desde el Japón del exmandatario Fujimori, en noviembre de 2000.

En la historia de nuestro país, los viajes presidenciales han tenido diferentes connotaciones y propósitos.

Según el libro “Los viajes del presidente”, de César Delgado Guembes, se han vivido cuatro etapas. La primera de carácter militar (1821 – 1979), donde los presidentes rara vez viajaban al exterior, y si lo hacían era básicamente para la adquisición de armas o para la firma de alguna alianza. Luego, vendría la etapa de la inhibición externa (1879 – 1942), donde el enlace de nuestros gobernantes al exterior fue casi nula, debido a que estuvieron más enfocados en la reconstrucción del país luego de la guerra con Chile. Posteriormente, entraríamos a un periodo llamado diplomático (1942 – 1967), donde los mandatarios hacían de grandes relacionistas públicos del Estado. Por último, una etapa de integración económica, desde 1967 hasta nuestros días, cuyo objetivo era y es obtener ventajas y beneficios económicos para los pueblos.

Los viajes que realizan los presidentes al exterior requieren del permiso del Congreso de la República. Para ello el Ejecutivo presenta una solicitud de pedido donde se especifica el destino, el plazo y el objetivo. A pesar de este requisito, no todos los mandatarios lo han cumplido escrupulosamente.

El 3 de febrero de 1998 el entonces presidente Alberto Fujimori viajó a Huaquillas, en Ecuador, sin pedir autorización al Congreso, lo que según el artículo 113 de la Constitución, es causal de vacancia. 
En el Parlamento la oposición pidió la salida del mandatario, sin embargo la solicitud no prosperó por la mayoría fujimorista.

En 1989, en su primer gobierno, Alan García durante su viaje a Europa incluyó a Polonia en su gira, cuando no estaba autorizado para hacerlo. Al igual que sucedió con Fujimori, el pedido de vacancia de García no prosperó.

Una situación similar aconteció con Ollanta Humala durante su visita a la cumbre en Indonesia, en el 2013.  El mandatario adelantó su regreso al país, para hacer una escala en Francia. (Redacción)