miércoles, 14 de diciembre de 2016

Sinusitis peligrosa


Por la similitud con el resfrío y la gripe, la gente no presta atención a esta enfermedad, que de no tratarse a tiempo pueden afectar los ojos y el cerebro.

Durante el cambio de clima es usual escuchar a muchas personas estornudar. Este síntoma usualmente relacionado con el resfrío, a veces puede deberse a una sinusitis.

Según la doctora Olga Barón, otorrinolaringóloga de la clínica La Luz, por los síntomas similares con el resfrío, la gente recién llega a los consultorios cuando la sinusitis ya está avanzada.

¿Si la sinusitis no es un refriado o gripe, entonces, qué es? De acuerdo con la especialista, la sinusitis es una inflamación de las cavidades nasales (senos) provocada por una gripe mal curada, una alergia, un tabique desviado, un pólipo, por la contaminación del medio ambiente, y el uso de cigarrillos. 

“Cuando las cavidades se obstruyen por la acumulación de moco, se crea el escenario perfecto para la multiplicación de bacterias, hongos y virus; que de no tratarse a tiempo pueden infectar la parte interna del cerebro y el ojo”, sostiene la doctora Barón.

Los síntomas más comunes de la sinusitis son el dolor de cabeza, secreción nasal constante, presión detrás de los ojos, pérdida del olfato, tos, y mal aliento cuando ya existe pus en las cavidades nasales.
En algunas personas, los síntomas pueden ir acompañados de cansancio y fiebre.

La señora Tarcila Gonzales Salazar durante dos años sufrió de varios de esos malestares, sobre todo en las noches donde por culpa de la inflación de las cavidades nasales no podía dormir. Incluso dejó de trabajar por ocho meses.

Tipos
La sinusitis se presenta en dos formas: aguda y crónica. Se dice que es aguda cuando los síntomas duran entre diez días y cuatro semanas; y crónica, cuando permanecen más de tres meses.

El doctor Alex Hans, otorrinolaringólogo, dice que en el caso de las sinusitis aguda la mayoría de ellas pueden tratarse con medicamentos. “Bastará con un descongestionante para aliviar las molestias”, sostiene.

En cambio —agrega — si los síntomas se extienden por varias semanas, las causas podrían ser bacterianas. En ese caso, estamos frente una sinusitis crónica, que deberá ser tratada con antibióticos.

La señora Gonzales Salazar, quien fuera diagnosticada con sinusitis crónica, luego de una gripe mal curada, estuvo durante un mes tomando antibióticos; claro está, con la advertencia que si las pastillas no le hacían efecto, le extraerían la mucosidad de sus cavidades nasales con una sonda. 

“Si el tratamiento no fuera suficiente, se podría evaluar la cirugía, debido a que la presencia de agentes infecciosos en la cavidad nasal pueden comprometer el ángulo interno del ojo. Igualmente pueden provocar un absceso cerebral y complicaciones óseas en los huesos planos del cráneo”, afirma el galeno.

El tipo de cirugía que recomendará el médico dependerá de la afección de la persona.

Según el doctor Hans, las operaciones más comunes en sinusitis son: etmoidectomia, antrostomia maxilar y septoplastia con turbinoplastia asistida con motor.

Estando en pleno tratamiento, la señora Tarcila recibió una invitación de su hermana para acudir a la Comunidad Cristiana del Espíritu Santo, donde luego de realizar sus cadenas de oración logró curarse de la sinusitis con la ayuda de su fe.


“Desde hace dos años no presento ningún síntoma. Con 41 años, hoy, vivo feliz al lado de mi familia”, refiere. (Redacción)