miércoles, 11 de enero de 2017

Alimentos en verano


Con el incremento de la temperatura no solo debemos proteger nuestro cuerpo, sino también nuestra alimentación. ¿Qué productos consumir?

En el verano nuestro cuerpo cambia; de un momento a otro, requerimos más agua, verduras, frutas y menos calorías. La nutricionista Hellen Campos nos explica cuál debe ser la dieta que debemos seguir durante estos meses.

¿Qué alimentos consumir?
— Para empezar el día un desayuno refrescante a base de yogurt con frutas y cereales o granolas; pero ojo, que sea integrales y sin azúcar. Para el almuerzo y la cena, comidas ligeras preparadas sin grasa y sin freír. Una ensalada de hojas verdes con pepino, tomate, cebolla, zanahoria y remolacha rallada, acompañados de pollo o pescado asado, son una gran elección, más aún si son servidos con puré de yuca, arroz o fideo integral. Entre las comidas, utilizar la fruta o un batido de coco.

¿Eso significa no comer frituras?
— Comer embutido, mayonesa, mantequilla, queso cheddar y queso provolone, además de dulces concentrados leche de chocolate durante el verano, facilitan la aparición de malestares estomacales, por eso no es recomendable su consumo.

Con la llegada del calor, los niños beben mucha gaseosa y sus padres también. ¿Cómo cambiar esta costumbre? 

—Las gaseosas son un hábito adquirido y poco saludable que a menudo es difícil de evitar. Como en los niños la comida entra por los ojos, sugiero el jugo de fresa de color intenso, que puede ser una opción natural deliciosa.

— ¿Qué enfermedades ocasionan los malos hábitos alimenticios?
— En los adultos mayores el riesgo de aparición de enfermedades tales como diabetes, hipertensión, dislipidemia y problemas cardiovasculares, que aumentan en un 70%.

— A las mujeres con más de 40 años, ¿qué recomendaciones les darías?
— En este grupo de edad la alimentación requiere cuidados especiales para satisfacer las nuevas necesidades del cuerpo. Esto se debe a que durante este período el metabolismo se ralentiza y la menopausia llega; por tanto, para que la comida se convierta en un aliado clave, debemos incluir linaza, soja, frutos rojos, proteínas magras, etc. (C.M.)