jueves, 5 de enero de 2017

Recupera tu amor propio


Muchas viven con el sentimiento de no ser suficientes y no sentirse dignas de ser amadas; pero cuando empiezan a valorarse, se dan la oportunidad de experimentar la alegría.

Nadie está libre de problemas. Cuando se presentan, algunos tienen la fortaleza para afrentarlo y vencerlo; en cambio, otros, no.

Esas personas, que no son pocas, para salir de sus problemas (laborales, de pareja, económicas, etc.) precisan conocer sus necesidades, fortalezas y talentos. Por ello, el site bienestar.salud180 brinda algunos consejos útiles.

Primero, debes tomar conciencia de tus pensamientos. Para eso debes hacer un diálogo interno que te ayude interpretar las emociones positivas, negativas o neutrales.

Reemplazar los pensamientos negativos por positivos ayuda mucho.

No ser duro consigo mismo es otro punto a tomar en cuenta. Recuerda que todos cometemos errores, y que equivocarse ayuda a crecer como persona y profesional.  

Reconciliarnos para empatizar; esto es, debemos utilizar palabras para describirnos como si fuéramos un amigo o un ser querido.

Otro consejo importante es reconocer tu autenticidad. Piensa que todas las personas son diferentes y 
cada una tiene características que las hacen únicas. ¿Cuáles son las tuyas? Analiza cómo las utilizarías para sacarle provecho.

Sentir tus emociones y no guardar ninguna emoción también son aspectos que no debemos dejar pasar, para no asfixiarnos.

No olvides agradecer todo lo que tienes a tu alrededor, tanto personas, situaciones o cosas. Piensa que todo lo que te rodea es producto de tu esfuerzo. Que nadie es perfecto.

El site yocreomivida.blogspot. pe, por su parte, dice que uno debe hacer un listado de nuestras cualidades, virtudes y logros siguiendo una pauta: no criticarse.

Otra recomendación, es nunca compararse con otro. Cita como ejemplo, la obra de un artista que al terminar jamás la podrá repetir. Tal vez trate de hacer alguna parecida, pero nunca llegará a ser como la original. Esa obra, sostiene, eres tú. Por eso nunca debes compararte con alguien más.

Compararte con otras personas o peor aún, envidiar los logros ajenos solo mermarán tu crecimiento. Cada quien posee capacidades, circunstancia y posibilidades diferentes y –por ende— distintos logros. (C.M.)