miércoles, 11 de enero de 2017

Gastritis, dolor que arde


Los malos hábitos de vida han originado que miles de personas sufran de esta enfermedad, que de no ser tratada a tiempo puede derivar en cáncer.

Pesadez luego de comer, quemazón, náuseas y vinagrera, son solo algunos de los síntomas que una persona experimenta cuando sufre de gastritis. 

Según el portal diario médico, ocho de cada diez peruanos sufre esta enfermedad, que no solo afecta a los adultos sino también a los niños.

La gastritis es una inflamación de la mucosa gástrica, que es la capa de células que cubre el estómago por dentro para protegerlo de los ácidos.

“Cuando esta capa ha sido debilitada por diversas causas, los jugos gástricos que segregamos para desintegrar la comida y facilitar la digestión causan heridas que, de agravarse, pueden perforar el intestino”, afirma la gastroenteróloga Hellen Agurto.

Entre las principales causas de la gastritis se considera el uso descontrolado de antinflamatorios y analgésicos, la ingesta de alimentos con exceso de grasas y condimentos, comer fuera de sus horas, el consumo de cigarrillos y el alcohol.

Regina Espinoza por llevar una vida agitada durante años, comía solo cuando se recordaba. Algunas veces, una vez al día, otras, dos.

Como causa de ese ritmo de vida, a los 20 años le detectaron gastritis, enfermedad con la que convivió hasta los 34 años, tiempo en el cual sufrió de cólicos, vómitos, diarrea, etc.

Otro factor importante que origina gastritis en el Perú es la bacteria Helicobacter pylori, que se adquiere por consumir agua sin hervir.

Según Agurto Lescano, el Helicobacter pylori es el responsable del 80% de los casos de gastritis en el país, sobre todo en las regiones donde no hay agua potable.

No todos los cólicos estomacales, eructos y reflujos están relacionados con la gastritis, como muchas personas creen, y tratan de solucionarlo yendo a la farmacia. 

Para confirmar que las molestias que sufre la persona son debido a la gastritis, el médico realizará una serie de exámenes como endoscopía, análisis de sangre, etc.

“Un descuido de la gastritis puede causar complicaciones como úlcera gástrica, duodenal o esofagitis y anemia. Dependiendo de la causa de origen, en algunos casos, pueden evolucionar a cáncer gástrico y de esófago”, advierte la especialista.

Agrega que para no pasar por esta tragedia, lo más importante es detectar la enfermedad en su etapa inicial para lograr sanarse.

Por lo avanzado de la gastritis, a la señora Regina le recomendaron varias medicinas, además de una dieta estricta.

Por razones económicas tuvo que abandonar el tratamiento médico, por lo que la curación se hizo lenta.

En esas circunstancias conoció a la Comunidad Cristina del Espíritu Santo, donde, luego de aprender a usar su fe, logró sanarse.

Tratamiento
Cambiar los hábitos de vida depende solo de uno. Por eso la doctora recomienda tomar cuando menos dos litros de agua natural al día, eliminar las bebidas gaseosas, el café, los cítricos, el té negro y el alcohol, realizar tres comidas al día y hacerlo en horarios específicos pero sin sobrecargar el estómago.

Asimismo evitar grasas como la mantequilla, los condimentos y las salsas, sobre todo aquellas cuya preparación requiere de vinagre, así como incorporar verduras a la dieta diaria y tratar de disminuir el estrés a través de la práctica del deporte. (Redacción)

SANGRE DE GRADO

El doctor Helmer Huerta afirma que los pacientes con gastritis crónica tienen en la sangre de grado un aliado natural para combatir la enfermedad, debido a que su látex ayuda a la formación de la costra y regenera rápidamente la piel.