jueves, 25 de mayo de 2017

¿Cómo hacer rentable un negocio?


El Perú es conocido como un país emprendedor. Sin embargo, no todos los proyectos, a pesar de ser bueno, llegan a ser exitosos. Las razones son múltiples.

Según Agustín Cuenca, de ASPgems, muchas personas fallan porque continúan aplicando estrategias antiguas, sin percatarse que la complejidad ha aumentado y que los procesos predefinidos ya no valen.

“Tradicionalmente las empresas se han gestionado mirando a la competencia y no tanto al cliente. Es decir, las armas utilizadas han sido el precio –por debajo o por encima de mi competidor-y producto-de menor o mayor calidad que mi competidor-. Pero ahora los mercados han cambiado: los clientes se han profesionalizado y son ellos los que deciden qué, cuándo y cómo compran”, refiere.

Para Alberto Díaz, de la consultora Digital Migration, las empresas, sea el tamaño que tengan, deben cambiar su objetivo: las operaciones deben encaminarse a satisfacer las necesidades del cliente. Y eso lo han entendido empresas como Zara -donde el éxito de su negocio no está en vender más ropa que sus competidores sino en ser capaz de acortar los tiempos desde que diseña una colección, la fábrica, la distribuye en sus miles de tiendas por todo el mundo y la pone en manos de sus clientes-.

Y para llevar esto a la práctica es necesario cambiar de mentalidad. “Las reticencias son cuestiones puramente culturales. Tiene que ver con qué tipo de empresa quieres construir, qué organización quieres. Son cambios culturales que no son fáciles de hacer de un día para otro. Y ese cambio tiene que venir precedido de una implicación muy fuerte del equipo directivo”, sostiene.

Otros errores
Miguel Román, jefe del Departamento para Emprendedores del Banco de Comercio, afirma que otro error muy común es hacer mal uso de los préstamos que se obtienen para el capital. “Hemos comprobado que algunos utilizan parte del dinero para gastos personales u otros fines”, revela.

Igualmente cuando el negocio está en marcha, no reinvierten las ganancias para que la organización crezca. Se conforman con lo que tienen.

Otro punto, es caer en el error de creer que el producto o servicio que ofrecen no necesita de cambios o mejoras.

Lo que el cliente precisa hoy, mañana puede cambiar. Y dependiendo de sus nuevos gustos, el producto o servicio puede ser más complejo o no. “Si no reinviertes en adquirir equipos o crees que el cliente no cambia, estas condenado a quebrar”, afirma Román. (Redacción)

DURA REALIDAD

En el Perú cada año surgen 12 mil microempresas, pero solo el 10% supera el año de funcionamiento, según la Sociedad Peruana de Pymes.