jueves, 25 de mayo de 2017

“No descuiden a la familia, por más cargo que ocupen”


Por el Día de la Madre, conversamos con la mayor de la policía Zoila Montes, quien nos cuenta el secreto para no descuidar el trabajo y la familia.

— ¿Por qué decidió ser policía?
— La vocación nació por mi padre, que también es policía. Cuando era pequeña, él me llevaba a su trabajo, ahí pude ver como se desempeñaba. Así que antes de terminar el colegio, ya tenía claro lo que quería ser. Postulé a la Policía en 1995 e ingresé con 30 chicas más. Estando en la institución conocí a mi esposo, con quien llevo casada 4 años.

¿Tiene hijos?
— Sí, tres hijos, dos varones y una mujercita. El mayor tiene 17 años, la segunda 2 años, y el último, 5 meses.

— Como madre y esposa, ¿cómo hace para no descuidar a la familia y el trabajo?
No es fácil. Para el cuidado de los dos pequeños tengo una persona que me apoya en casa. En la institución estoy verificando la documentación, al personal, viendo cómo se está atendiendo al público [la mayor Montes es jefe de la División de Lunas Oscuras de la PNP], etc. En mi día de descanso salgo con mis hijos a pasear, a veces me acompaña mi esposo. En otros momentos, solo salgo con él. Felizmente ambos comprendemos nuestro trabajo y nos apoyamos, porque somos conscientes que la familia también merece su espacio. 

— ¿Para las madres policiales, la institución cuenta con lactario?
— Donde trabajo cuenta con uno, porque en la Unidad de Tránsito hay bastante personal femenino, entonces nos dan toda la facilidad para guardar la leche.

— Alguna vez tuvo que alejarse de Lima y de su familia?
De Lima, sí, pero de mi familia, nunca. Trabajé en Huánuco tres años cuando era alférez y teniente. Luego en Mazamari, Junín. En ambos lugares, llevé a mi familia.

— ¿Cómo usted ve el tema del machismo?
— El Perú es machista, pero en la Policía nosotras trabajamos siempre de manera mancomunada con los efectivos varones, por lo que de alguna forma no se siente esa molestia. El puesto que estoy ostentando siempre ha estado un varón; sin embargo, en los últimos años eso ha mudado. El año pasado, se desempeñó una comandante femenina, y este año me ha tocado a mí con el grado de mayor.

¿Y como ha tomado esa responsabilidad?
— Como un reto, porque tenemos que hacer mejor las cosas para que mañana no digan que no puede ser ocupada por una mujer.      

— ¿Algún mensaje por el Día de la Madre?

— Que no descuiden a la familia, por más cargo que ocupen. (C.M.)