jueves, 25 de mayo de 2017

Parálisis facial, un problema frecuente


Afecta la autoestima. Se desconoce sus causas, y aparece en cualquier momento.

El actor islandés Hafthor Bjornsson, conocido por su papel de “La Montaña en Game of Thrones, dio a conocer hace algunos días que sufrió de parálisis de Bell, por lo que tendrá que alejarse temporalmente de la serie que se transmite por HBO.

“Me desperté por la mañana y sentí el lado derecho de mi cara un poco entumecida. Se me puso peor con las horas y luego se me quedó paralizado del todo. Mis amigos insistieron en llevarme a urgencia porque les preocupaba que pudiera estar sufriendo un derrame cerebral”, recuerda el actor.

Bjornsson se dirigió a una clínica cercana, donde los médicos luego de examinarlo le diagnosticaron parálisis facial de Bell por el contagio de un virus.

A diferencia de otras dolencias que afectan al ser humano, la parálisis facial aparece de un momento a otro. Testimonios de ciento de personas refieren que se fueron a dormir sin sentir molestias, y despertaron con el rostro descolgado.

La parálisis facial puede afectar de forma muy importante la autoestima de la persona. Los que lo padecen incluso llegan a sentirse avergonzado.

Tipos
Según el doctor Francisco Romero, neurólogo del Hospital de La Humanidad, existen dos tipos de parálisis facial: la parálisis de Bell o periférica que afecta el lado de la cara donde el nervio ha sido lesionado, afectando la asimetría del rostro; y la parálisis facial de origen central donde se produce la interrupción de las fibras que unen la corteza cerebral con el nervio facial, viendo afectado el lado contrario de la cara a la lesión. Este tipo de parálisis suele estar asociado a una hemiplejía. 

Las causas de la parálisis facial se desconocen, aunque existen factores que la desencadenarían. Es el caso, afirma la doctora Azucena Dávila, neurocirujana de la Clínica San Felipe, de los pacientes inmunosuprimidos, que están recibiendo quimioterapia; los pacientes trasplantados; y los que sufren de artritis reumatoidea y que a su vez reciben medicación inmunosupresora.

Otros factores que facilitarían esta dolencia, es el virus del herpes zóster ótico y los tumores cerebrales.

La parálisis facial más frecuente es la parálisis de Bell, afectando al 40% de los casos y es idiopática. 

Le sigue la parálisis facial de origen traumático en un 25% de los casos. Después, las parálisis causadas por tumores, infecciones agudas y crónicas del oído, el virus herpes zoster, y por último enfermedades del organismo que pueden afectar de forma secundaria al nervio facial.

Tratamiento
Gracias al avance de la ciencia, hoy el paciente con parálisis facial puede recuperar la movilidad del rostro en un 90 a 95%. Según Erika Giraldo, médico rehabilitadora del Centro Especializado OSI, con fisioterapia, medicina física y rehabilitación esta dolencia puede revertirse, siempre y cuando, pueda darse el tratamiento antiinflamatorio y de antibióticos antes de que el nervio facial haya sido estrangulado  en al agujero estilo mastoideo del rostro.

“La parálisis facial se presenta de diferentes grados en cada paciente. En los casos donde la parálisis es moderada y severa, hay formas de tratarlas, a pesar de que algunos colegas sostengan lo contrario. 

Para eso usamos la acupuntura, la electroestimulación y los ejercicios en el rostro”, describe la especialista. (Redacción)

SÍNTOMAS
- Asimetría facial
- Imposibilidad de ocluir el párpado
- Caída de boca
- Lagrimeo excesivo
- Dificultad para hablar

- Hipersensibilidad al sonido