jueves, 25 de mayo de 2017

¿Te quedaste sin trabajo?


Perder el empleo no debe ser motivo de preocupación; por el contrario, una oportunidad para cosas mejores.

Ya sea por reestructuración de la empresa, quiebra o porque uno perdió la confianza de su superior, las personas están expuestas a perder el trabajo. Cuando esto sucede el desempleado experimenta ansiedad, preocupación y frustración.

Estos sentimientos son más fuertes cuando quien pierde el empleo tiene carga familiar o es muy joven. En el caso de los ‘pulpines’, la preocupación gira por su falta de experiencia laboral.

Según el psicólogo Marcos Chicot, si el desempleo se prolonga, la persona puede llegar a experimentar trastornos psicológicos más severos.

“Se ha observado que la pérdida de trabajo en algunos individuos no se diferencia en gran medida del proceso que sufren otros durante el duelo, un proceso que se inicia con un shock emocional, continua con sentimientos de enfado, rabia e ira”, sostiene el especialista.

Agrega, que a estas emociones le pueden seguir la tristeza, el desánimo y la apatía.

Para enfrentar la situación del empleo, el psicólogo Chicot sugiere una serie de pautas, como aprovechar la primera semana para descansar, reflexionar y comunicar la noticia a nuestros allegados.

Luego establecer una rutina de búsqueda de empleo con objetivos a corto y mediano plazo, deberás tener claro que cosas precisarás para lograrlos.

“Una opción es ir al Ministerio de Trabajo para dejar tu currículum y ver ofertas de trabajo. Comprar los periódicos donde se ofrecen empleo, es otra posibilidad”, afirma.

Antonio Rodríguez-Campra, director de Empleabilidad y Relaciones Empresariales de la Universidad Privada del Norte, sugiere antes de dejar el currículum llevarlos a profesionales especializados para que puedan mejorar la imagen profesional y la marca personal que te permitan superar los distintos tipos de entrevistas.

Igualmente actualizar y aumentar las redes de contactos para incrementar las oportunidades laborales.

Rodríguez-Campra también considera que la actitud del desempleado es importante. “Por mi experiencia, he conocido personas muy profesionales, que cuando pierden el trabajo les cuesta conseguir uno nuevo, porque no son constantes en la búsqueda y son desordenados”.

Respecto a la estrategia que el individuo debe tomar, el docente refiere que debe ser clara y con prioridades, evaluando los avances que uno recogió a lo largo de su vida profesional, para aprender de las experiencias y los errores. (Redacción)

NOTA
1 millón

de jóvenes desempleados en el Perú, es la cifra más reciente que arroja la OIT.