jueves, 25 de mayo de 2017

Tabaco, amenaza para la vida


Cada año 800 mil niños se inician en el hábito de fumar. La mayoría de ellos, son mujeres.

El 28 de octubre del 2015 muchos peruanos se escandalizaron al ver por televisión como un irresponsable padre, en Monsefú, Chiclayo, enseñaba a su hijo, de unos 12 o 13 años, a fumar.

Al día siguiente de conocerse la historia, varias autoridades pidieron a la policía capturar al sujeto. Sin embargo, el tiempo pasó, y todo quedó impune. El mal padre nunca pagó su falta, y probablemente el menor continuó fumando.

Al igual que este niño, en el Perú muchos chicos empiezan a fumar incentivados por la familia. Según Milton Rojas, especialista de Cedro, esto ha generado -conjuntamente con las redes sociales y la falsa idea de que su uso te da estatus- que el consumo del cigarrillo sea alto entre los jóvenes.

De acuerdo con Devida, cada año 800.000 mil menores de edad se inician en el hábito de fumar. Y uno de cada cuatro universitarios fuma.

Para Rojas, estas cifras irán en aumento debido a que las tabacaleras, aprovechando que no existe una ley que prohíba la publicidad de los cigarrillos en las bodegas, supermercado, grifos, vienen incentivando su consumo a través de afiches y exhibidores colocados al lado de las golosinas, refrescos y revistas, reafirmando la idea de que estos artículos son productos beneficiosos y normales.

Población femenina
Si bien los hombres siguen fumando más, cada vez más mujeres gustan del cigarrillo. El incremento del tabaco en la población femenina tendría como causa, según Rojas, el mal concepto de la idea de equidad de género, que ha llevado a las mujeres a emular los defectos del hombre.

Esta realidad genera preocupación en el Ministerio de Salud, porque la cifra de cáncer de pulmón en las mujeres se ha duplicado en los últimos cinco años.

Para el director médico del Centro Detector de Cáncer, Mauricio León Rivera, el mayor hábito de fumar en las mujeres no solo las expone a sufrir de cáncer de pulmón, sino también de cáncer de páncreas, laringe, vejiga, hígado y cuello uterino.

Consumo
En el Perú, el tabaco es la segunda droga más consumida después del alcohol, según Cedro.

La responsable de la generación de dependencia al cigarrillo es la nicotina, que es una droga que estimula la segregación de dopamina, la hormona del placer.

La otra razón obedece a las 4.000 sustancias que contiene, como alquitranes, monóxido de carbono, y metales como plomo y cromo. Todas ellas dañinas a la salud.
El tabaco además de incrementar el cáncer, provoca otras enfermedades, como el asma, problemas del corazón, etc.

Tratar a estos enfermos le cuesta al Estado $823 millones, mientras que solo recauda $ 120 millones por impuestos al cigarrillo.

Proyecto de ley
En el 2013 los congresistas Yonhy Lescano y Jaime Delgado presentaron cada un proyecto de ley para prohibir la publicidad comercial del tabaco que, según el estudio de la Universidad Johns Hopkins y la Colat del 2016, influye en la iniciación y consumo del cigarrillo.

A pesar de contar con la opinión favorable de la Comisión de Salud y de Defensa al Consumidor, el proyecto nunca fue debatido en el pleno.

El año pasado, el congresista Lescano volvió a presentar una iniciativa de ley similar, que actualmente se encuentra en la Comisión de Defensa del Consumidor y de Constitución.

Mientras el Congreso se toma su tiempo para ver este tema, 45 mil peruanos han muerto prematuramente por males generados por el tabaco. Una tarea pendiente para las autoridades y los padres de familia. (Redacción)

“Fumaba tres cajetillas diarias”
Manuel Tapullima empezó a fumar a los 15 años por problemas familiares. “Comencé fumando algunos cigarrillos, dos años después ya consumía tres cajetillas diarias. Por esta razón peleaba con mi pareja”.

Tras dejar a su esposa, Manuel viajó a Lima, donde le diagnosticaron asma crónica.

Con solo 25 años cayó en la depresión y perdió las ganas de vivir.
En esas circunstancias, vio el programa de la Comunidad Cristiana del Espíritu Santo, donde luego de perseverar dejó de fumar y logró curarse.