jueves, 25 de mayo de 2017

Dolores que te incapacitan


La artrosis afecta a millones de peruanos, sobre todo a las mujeres. No tiene cura.

Silvia tiene 55 años y desde hace 22 años padece de fuertes dolores en la columna. Estos dolores, que en los últimos 7 años se han extendido a varias partes del cuerpo, hoy han llegado al extremo de impedirle lavar, planchar, cocinar, caminar y hasta cambiar el pañal a su pequeña nieta.

“Todo comenzó con un punzante dolor en la zona baja de la columna, que con el tiempo subió a la altura de la nuca. Hace un año, las rodillas, el hombro izquierdo y los dedos de ambas manos también empezaron a dolerme”, cuenta esta mujer que ha venido a Lima desde su lejana Chachapoyas en busca de una solución a su problema de salud. 

A 30 minutos de entrar al programa del Doctor Tv, Silvia revela que tiene un hijo de 17 años y 2 nietos que la necesitan, y que por ellos quiere sanarse.

Según el Ministerio de Salud, el 52% de los peruanos mayores de 50 años sufre de artrosis, una enfermedad crónica que se caracteriza por afectar el cartílago articular provocando que los huesos se vayan degastando y aparezca el dolor.

El cartílago es el tejido encargado de recubrir los extremos de los huesos y es indispensable para el buen funcionamiento de la articulación puesto que actúa como un amortiguador.
“A medida que el cartílago va desgastándose, el hueso reacciona y crece por los lados (osteofitos) produciendo la deformación de la articulación”, sostiene la reumatóloga Ofelia Mendoza, del hospital La Solidaridad.

El crecimiento anormal de estos osteofitos aumenta los dolores y termina por hacer que los que sufren dejen de moverse por aliviar el dolor.

La consecuencia de esta inamovilidad es la atrofia y la debilidad de los músculos por falta de movimiento, advierte la reumatóloga.

Silvia por culpa de la artrosis, un día casi deja caer a su nieta que tenía en brazos mientras subía la escalera. “De un momento a otro el dolor se hizo insoportable, el brazo no soportó el peso. Si no fuera por la rápida reacción de mi hijo, hoy estaríamos lamentando una tragedia”, afirma.

Causas
Según Mendoza, la artrosis no tiene cura y aparece usualmente a partir de los 50 años, sobre todo en las mujeres debido a la reducción de estrógenos cuando se llega a la menopausia.

Otros factores son la obesidad, el traumatismo, la genética y la actividad laboral. En este último punto, se sospecha que la repetición de los movimientos articulares puede llevar, a largo plazo, a la sobrecarga articular. 

Tratamiento
Entre la farmacológica de acción rápida destaca los analgésicos y antiinflamatorios; mientras que en los fármacos modificadores del curso de la enfermedad, tenemos los condroprotectores, que podrían frenar el progresivo deterioro articular.

La reumatóloga Ofelia Mendoza subraya que las medicinas que se utilizarán dependerán de cada paciente y de factores como la edad, grado de dolor, etc.

Otras medidas, dice, son la prevención a través del control del peso y la práctica del deporte. (Redacción)

COLOCAR INFOGRAFÍA DE UN HOMBRE

Zonas Más Afectadas
• Delos dedos de las manos, en especial el dedo pulgar.
• Rodillas.
• Caderas.
• Columna cervical y lumbar.
• Dedo gordo del pie.

“Me diagnosticaron artrosis primaria”

“Todo comenzó con dolores en la manos que luego se extendieron a los brazos”, cuenta Delia Chucos
Por un buen tiempo ella pensó que los dolores eran producto del frío de Huancayo, ciudad donde había nacido. Tomaba analgésicos, pero al ver que no mejoraba decidió viajar a Lima.

En la capital visitó el hospital Arzobispo Loayza donde le diagnosticaron artrosis primaria. Para entonces tenía 25 años.

Delia siguió un tratamiento durante 8 años sin resultados positivos. Un día vio el programa de la Comunidad Cristiana del Espíritu Santo, donde escuchó a personas afirmar que con la fe uno podía curarse. Ella decidió participar y perseverar. Hoy, con 66 años, está sana.