miércoles, 20 de julio de 2016

Lima al colapso, sin planeamiento integral



Vivir en la capital no es fácil. La falta de espacios verdes, casas inseguras y polución son algunas de las dificultades que millones de limeños deben de soportar a diario.

El reciente crecimiento económico trajo consigo un “boom inmobiliario”, pocas veces visto en el país. Gracias a las facilidades bancarias miles de personas accedieron a una vivienda propia, sin embargo este crecimiento trajo también saturación de servicios, deterioro y hacinamiento, destrucción desmedida de casonas, además de reducción de áreas verdes, producto de la falta de planificación.

Así lo evidencian obras como la ampliación del tercer carril de la avenida Félix Dibós, en el distrito de Magdalena, que bajo la gestión del alcalde Francis Allison taló árboles y redujo áreas verdes del distrito, mientras el alcalde de Lima, Luis Castañeda, canceló un proyecto de recuperación de áreas verdes (25 hectáreas) en el río Rímac para la construcción de tres by pass en la av. 28 de Julio, que se suponía  iban a aligerar el tránsito en Lima, sin embargo, tras su inauguración la congestión vehicular en las vías contiguas se ha intensificado.

Según cifras del Plan Metropolitano de Desarrollo Urbano de Lima y Callao (PLAM 2035), Lima cuenta con menos de tres metros cuadrados de áreas verdes por persona, es decir menos de la mitad de los nueve metros que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS) para ser considerada una ciudad saludable.

El desorden, la tugurización y la contaminación de Lima no es solo culpa de uno o dos alcaldes, sino de la gran mayoría.

En Carabayllo, por ejemplo, a pesar de la existencia de actividades minera no metálicas y de seis ladrilleras de chimenea, la municipalidad distrital impulsó la venta de inmobiliarias en Villa Club.  

Según Samuel Yáñez, miembro del equipo de trabajo de la ONG CIDAP, las características topográficas de Las Lomas de Carabayllo y el sentido del viento hacen que todos los elementos que contaminan el aire de ese lugar, terminen llegando a Villa Club.

La informalidad de muchas construcciones también se debe 
a la indiferencia de las autoridades.

Para el médico ambientalista Fernando Osores, Las Lomas de Carabayllo es una zona altamente contaminada. “Ahí reciclan baterías de autos y otro tipo de baterías a base de plomo. Las ladrilleras botan humo constantemente, que viene cargado de metales pesados. Aunque muchas de las mineras ya se han retirado del lugar, han dejado pasivos ambientales”, afirma.

“Cuando nació mi bebé, Valerie, empezaron los rumores sobre la contaminación, así que la lleve al laboratorio Blufstein (en octubre de 2014) para que le realicen exámenes. Los resultados arrojaron que tenía plomo en la sangre”, cuenta Juan Zegarra, quien tras este resultado no dudó en mudarse inmediatamente.

Mientras esto sucede en Carabayllo, en otros distritos como San Juan de Lurigancho, muchos pobladores han levantado sus construcciones de manera informal sin tomar en cuenta el tema de la seguridad

Hernando Tavera, director del Instituto Geofísico del Perú, dice por falta de conocimiento y recursos económicos cientos de familias de este distrito se han visto en la necesidad de prescindir de la asesoría profesional de un arquitecto o ingeniero civil.

Esto ha traído consigo, afirma, que cada cierto tiempo, se presenten accidentes, algunos con consecuencias fatales.

Tavera sostiene que la informalidad de muchas construcciones en varios distritos de la capital también se debe a la indiferencia de las autoridades, quienes por ganarse la voluntad de la población, se hacen ‘de la vista gorda’.
¿Qué hacer?
 “Es urgente y necesario que Lima planifique y que el alcalde metropolitano conjuntamente con los alcalde distritales sean consciente de lo importante que es planificar para mejorar la calidad de vida en la ciudad. Tomar decisiones concertadas sobre el territorio de la ciudad, que ordene nuestro crecimiento poblacional y lo proyecte al futuro, de lo contrario estaremos incrementando la tugurización, disminuyendo los espacios públicos, contribuyendo al colapso de los servicios públicos y al estrés de las personas”, alerta Ana Leyva, especialista de la plataforma para el Ordenamiento Territorial.

Carlos Herrera Descalzi, ex ministro de Energía y Minas, afirma que la existencia de distritos donde la gente construye en cualquier lugar demuestra que, a pesar de la existencia del Plan Metropolitano de Desarrollo Urbano de Lima y Callao al 2015, todo sigue igual como antes; es decir, como una urbe que surgió con espacios habitados y distintos alrededor de un brazo de agua, que se fueron forjando con invasiones desordenadas.

Para revertir esta realidad, dice, necesitamos que los 43 distritos de Lima hagan un esfuerzo grande para hacer que el Plan Metropolitano se cumpla, y así Lima crezca como las otras ciudades del continente. (Redacción/Gran Angular)
  
EXPERIENCIA AJENA

En el I Foro de Desarrollo Cultural Urbanístico Peruano – China, realizado en Lima, los representantes asiáticos comentaron que la tradición de su país señala que para planificar una casa, antes hay que pensar en construir un edificio, y que para construir un edificio se proyectan en una urbanización.

                             Vecinos de Carabayllo mostrando su disconformidad.