jueves, 11 de febrero de 2016

El cambio climático, El Niño y los desastres naturales


El año más caluroso jamás registrado, 2015, ha confirmado que los desastres relacionados con el clima y la meteorología actualmente dominan las tendencias de desastres vinculados con amenazas naturales.

Los cinco países más afectados por desastres en 2015 fueron China (26), los Estados Unidos de América (22), la India (19), Filipinas (15) e Indonesia (11).

El jefe de la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres (UNISDR), Robert Glasser, declaró: “Hemos superado el año más caluroso jamás registrado.  98,6 millones de personas se han visto afectadas por desastres el año pasado y el clima, a menudo ayudado por un fuerte fenómeno El Niño, fue uno de los factores en el 92% de esos casos. El impacto más evidente fue el de las 32 sequías importantes registradas, que fue más del doble de la media anual de diez años. Estas afectaron a 50.5 millones de personas y muchas han continuado este año, en especial en África.

“El mensaje principal de este análisis de tendencias es que reducir las emisiones de carbono y adaptarse al cambio climático son fundamentales para los países que pretenden reducir el riesgo de desastres ahora y en el futuro”.

Glasser también comentó: “El terremoto de Nepal ha vuelto a confirmar que los terremotos son la categoría de amenaza natural más mortal y subraya la importancia de garantizar el cumplimiento de los códigos de edificación.  Los edificios son los que matan a la gente en las zonas sísmicas, como volvimos a ver en el fin de semana en Taiwán.”

“Los organismos nacionales de gestión de desastres en Asia están haciendo un buen trabajo al reducir el número de víctimas mortales de las tormentas mediante alertas tempranas y evacuaciones oportunas, especialmente en Filipinas, China, el Japón y los pequeños estados insulares del Pacífico. Asia y el Pacífico sufrieron las consecuencias de las 90 tormentas notificadas el año pasado, que incluyeron 48 tormentas con fuerza de ciclones”. 

Se produjeron 996 accidentes mortales en tormentas registradas el año pasado, en comparación con una media anual de 17.778 de 2005 a 2014, de acuerdo con datos preliminares del Centro de Investigación sobre la Epidemiología de los Desastres (CRED) (Bélgica), que muestra que el número de víctimas mortales de los 346 desastres importantes notificados el año pasado fue de 22.773 – incluyendo las 8.831 muertes del terremoto de Nepal.

El Director del CRED, el Dr. Debarati Guha-Sapir, declaró: “En 2015 se produjeron 22.773 muertes, lo cual supuso una reducción considerable de la mortalidad general de los desastres con respecto a la media de diez años de 76.424 muertes. Parece que las alertas tempranas están teniendo un impacto en el caso de las tormentas. Estas cifras justifican una mayor inversión en este ámbito.

“Las temperaturas extremas, sobre todo las olas de calor, han sido graves en 2015. Varios países en Europa se han enfrentado a estrés calórico con números significativos de muertes, en especial en Francia. La India y el Pakistán sufrieron algunas de las olas de calor más graves de los últimos tiempos. La mortalidad por las altas temperaturas está muy  subestimada y requiere una evaluación mejor de su impacto. (Agencia)