miércoles, 24 de febrero de 2016

Evite las actitudes destructivas



Una relación de pareja equilibrada y madura nos permitirá crecer y desarrollarnos como personas.

Para saber la calidad de los matrimonios que llevan más de 20 años de casados, la Universidad de Utah, de Estados Unidos, entrevistó a cientos de parejas. El estudio reveló que las mujeres son más propensas a sentir los efectos de una relación que no funciona.

Según Nancy Herrera, psicóloga responsable de la investigación, las mujeres tienen, incluso, mayor probabilidad de desarrollar síntomas fisiológicos, aumentando el riesgo de infarto, diabetes, y de otros males.

Carmen Mendoza, exdecana del Colegio de Psicólogos de Huánuco, refiere algunas de las actitudes de los hombres que llevan a las mujeres a caer en ese estado.

Creer que solo ella vive en casa
Desde épocas remotas, la mujer tiene la responsabilidad de cuidar las tareas domésticas. Eso no significa, sin embargo, que todo dependa de ella o que la esposa tenga que limpiar, planchar o cocinar. El hombre que ama a su esposa la ayudará en lo que es necesario.

Hacerla invisible
Aunque la Mujer Invisible sea una creación de las historietas, muchos hombres se esfuerzan para no ver a sus compañeras. Los maridos parecen creer que la cena se preparó sola, la casa está limpia mágicamente y que los hijos se bañaron por voluntad propia. Grave error.

Olvidar la pareja
De repente todo en la vida del matrimonio gira en torno a las cuentas, la casa, la escuela, el mercado… La pareja se ha olvidado. El romance quedó a un lado y, muchas veces, lo sustituye el estrés y los gritos. No haga eso. Tampoco alegues la falta de tiempo para estar al lado de su compañera. Planee, separe tiempo para pasear o incluso para ver una película en casa.

Mentir

Tal vez ese sea el acto más grave. La mentira es una profunda falta de respeto, que muchas veces, no tiene vuelta atrás. Mentir es ser infiel al derecho que su compañera tiene de saber la verdad. Es ser infiel a su esposa. Engañar es eliminar la pureza de la relación. (C.M.)