miércoles, 11 de agosto de 2010

Para resolver problemas menores están los jueces de paz


El Fiscal Tulio Bermeo si bien reconoció que la labor que realizan los ronderos es importante para combatir la delincuencia en el campo, sin embargo discrepo con ellos respecto a que los operadores de justicia nunca ven casos de delitos menores.
Dijo que para ver estos temas de poca relevancia jurídica están los jueces de paz, tanto letrados como no letrados. Estos últimos, sostuvo no son abogados sino ciudadanos elegidos por su comunidad, por tanto no se encuentra obligado a aplicar el derecho nacional sino su criterio de justicia y equidad.
Este tipo de juzgados solo existen en localidades alejadas que no tienen fácil acceso o no están comprendidas dentro de la competencia de un juzgado de paz letrado.
Las elecciones de Jueces de Paz No Letrados en Comunidades Campesinas y Nativas se realizarán respetando sus usos y costumbres, debiendo la ONPE solamente supervigilar que las asambleas u otros métodos de elección directa expresen la real voluntad de los ciudadanos electores.
Los Jueces de Paz No Letrados ejercen sus funciones por un período de 3 (tres) años. Pueden ser reelegidos.
Respecto a las denuncias que hacen los campesinos sobre que el Ministerio Público se ha enseñado con ellos, el fiscal señaló que el hecho de que estén siendo investigados no significa que sean culpables de las imputaciones de los que se les acusa.
El representante de la acción penal, recordó que las rondas campesinas no tienen competencia en la investigación del delito, menos para poner sanciones, porque para eso están los operadores de justicia por más cuestionados y mal vistos que están.
“Lo que pueden hacer los ronderos es capturar al abigeo o al que ha cometido un delito y luego ponerlo a disposición de la policía. En eso si están facultados”, sostuvo