jueves, 12 de febrero de 2015

Coca y DEVIDA: Inflando 31.206 hectáreas de erradicación para el 2014



Escribe: Jaime Antezana Rivera.

Hace pocos días, el Gobierno nuevamente pretende hacernos creer que el 2014 se ha erradicado más 30 mil hectáreas de coca. El miércoles 4 de febrero pasado, el Jefe de DEVIDA, Alberto Otárola, señaló que se erradicó 31.206 hectáreas en Loreto, Pasco y Ucayali y otras regiones. Un poco más de lo que informó –hace varias semanas- Ollanta Humala, quien dijo que habían erradicado 30 mil hectáreas.
Así, habrían logrado superar la meta de erradicación prevista para el año pasado. Para saber si es real esta nueva cifra oficial del 2014, lo analizaremos de la siguiente manera: por un lado, tomaremos la extensión de hectáreas de coca del 2013 de las regiones donde se erradicó el 2014, cuya fuente es la Oficina de las Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito (UNODC, su sigla en inglés) y, de otro, sumaremos las  hectáreas de coca de cada región y consideraremos un crecimiento del 100%  los cultivos para cada una.



¿Qué observamos en el primer cuadro? Primero, que en las cinco regiones donde ingreso la erradicación forzosa el 2013, había 11.389 hectáreas; en Loreto, 5,013 hectáreas; en Ucayali, 1,796 hectáreas; Huánuco, 2,839 hectáreas; Pasco, 657 hectáreas; y, en San Martin, 1,741 hectáreas. Segundo, considerando un incremento del 100% de los cultivos de coca en las cinco regiones, los cultivos de coca ascienden a 24 .092 hectáreas.
Un incremento del 100% de los cultivos de coca en cada región es algo que –en los últimos 20 años- no ha sucedido. Solo en Loreto, del 2009 al 2010, sin erradicación forzosa, los cultivos de coca se incrementaron en un 90%. Es, pues, imposible que el 2014 se haya podido erradicar 31.206 hectáreas de coca. Es una cifra inflada, falsa. Entonces, ¿Por qué el Jefe de DEVIDA afirma que ha erradicado esa extensión de coca ilegal? No lo sabemos.  
Sin embargo, teniendo como excepción a Loreto, hay datos que sorprenden en la información oficial de erradicación del CORAH del 2014. Los cultivos de coca crecieron en proporciones altamente superiores al 100%, en tres regiones de las cinco regiones, de 278.40% se pasó a 687.70%.


El cuadro muestra tres casos que son inconcebibles:
En Pasco, donde –según UNODC- había 657 hectáreas el año 2013, el CORAH  ha erradicado 2.486 hectáreas el año que pasó. Eso implicaría que la coca creció en 278.4%. Es un crecimiento imposible en un año. En Ucayali, según el CORAH, el 2014 se erradicó 14.146.68 hectáreas de coca, sin embargo, según UNODC había 1.796 hectáreas. Es decir que, entre 2013 y 2014, creció un 687.70%. ¿Cómo se pudo erradicar más de 14 mil hectáreas donde había 1.796 hectáreas de coca un año antes? Es una inflada espectacular e irresponsable
Lo mismo ocurrió en San Martin, donde según UNODC había 1741 hectáreas de coca el 2013, pero –no sabemos de dónde- el CORAH erradicó 6 574.01 hectáreas. Es decir, que en un año, la coca creció en 277.60%. Ningún año, antes que ingrese la erradicación, creció esa dimensión. ¿Se inventó coca?
Definitivamente, las extensiones y porcentajes de erradicación de la coca son impresionantes e inverosímiles. En consecuencia, dos cosas está pasando: o UNODC no mide adecuadamente la extensión de los cultivos de coca en las regiones mencionadas o hay quienes lo inflaron a niveles no vistos en los últimos 30 años. Pero eso no es todo. Cabe señalar lo siguiente: en ninguna de las cinco regiones donde el CORAH ingresó se erradicó toda la producción de este cultivo existente. Ese es otro dato que hay que considerar para saber si la cifra oficial de erradicación es real.


El cuadro es ilustrativo. En Ucayali no se ha erradicado en tres distritos (Calleria, Masisea y Nueva Requena) de la provincia de Coronel Portillo ni en el distrito de Tahuania, de la provincia de Atalaya. Esto demuestra que no han erradicado la totalidad de los cultivos de  coca en esta región. ¿Cómo, entonces, erradicaron 14 mil hectáreas solo en la provincia de Padre Abad y un distrito (Campo Verde) de Coronel Portillo? Deben haber hecho magia.
Análogamente, en San Martin no se ha erradicado en dos distritos (Huicungo y Pachiza) de la provincia de Mariscal Cáceres ni en dos distritos (Piscoyacu y Sacanche) de la provincia del Huallaga ni en dos distritos (Chipurana y Papa Playa) de la provincia de San Martin ni tampoco en los dos distritos (Barranquita y Pongo de Caynarachi) de Lamas. En total, en seis distritos no se erradicó. ¿Se puede lograr erradicar 6.574 hectáreas de coca en la provincia de Tocache y el valle de Sion, en Mariscal Cáceres? Es imposible. ¿Se ha inventado o inflado la cifra de erradicación de coca?
En el caso de Pasco es, igualmente, inaudito: ¿cómo se puede erradicar 2.486 hectáreas en solo un distrito, Puerto Bermúdez, sin erradicar en Codo del Pozuzo y Pozuzo, donde la coca está creciendo? Igual, se ha inflado la erradicación. Hicieron una buena –como suelen llamar los economistas- ‘cocina’. No hay otra explicación.
Definitivamente, el notable sobredimensionamiento de la erradicación forzosa de la coca en las regiones de Ucayali (687.70%), Pasco (278.40%) y San Martin (277.60), así como la erradicación parcial, mas no de la totalidad de los cultivos de coca en estas regiones, es ostensible. Es imposible que se haya podido erradicar 3.,206 hectáreas de coca como señala el jefe de DEVIDA. Menos, como fue la promesa de Ollanta Humala, si no se erradicó en el VRAEM.
Es una cifra indemostrable fácticamente porque -con excepción de Pasco y Loreto- en Ucayali, Huánuco y San Martin se  erradica –cada tres años- hace más de 25 años, configurando un círculo vicioso de erradicación y resiembra. O, la migración de los cultivos de coca a otras provincias o regiones. No están dando cifras infladas y un falso logro en la lucha contra el narcotráfico, más aun cuando la erradicación forzosas y los  programas de desarrollo alternativo, acompañados de limitadas labores de interdicción (decomiso de insumos químicos, incautación de drogas, destrucción de pozas de maceración y nulo control del lavado de activos), no garantizan por sí mismo la reducción real de los cultivos de coca. La erradicación de la coca debe ser parte de una estrategia nacional e integral. De lo contrario, seguiremos en el círculo vicioso de erradicación-resiembra-migración de la oferta.