jueves, 5 de febrero de 2015

Radiación peligrosa


En los últimos años, debido al debilitamiento de la capa de ozono y a los cambios de hábito de las personas, el cáncer de piel aumentó considerablemente en el país. Solo en Lima, se registró más de 3 mil casos.

Con la llegada de febrero el calor aumenta y con ello los niveles de radiación ultravioleta, sobre todo en la zona este de Lima.
Según el Servicio Nacional de Metrologías e Hidrología (Senamhi), los distritos localizados en esa parte de la capital, al estar por encima de los 200 metros sobre el nivel del mar, son más vulnerables a los rayos UV, que en horas punta de calor pueden alcanzar niveles de entre 14 y 16, muy por encima de los valores moderados que van de entre 6 a 8.
Debido al progresivo deterioro de la capa de ozono, en los últimos 25 años los índices de radiación UV en la capital han comenzado a llegar a niveles que están dañando la salud de las personas, sobre todo de los niños y los adultos mayores.
El ingeniero Rolando Ccora, del Senamhi, dice que a pesar de las campañas de advertencia del Ministerio de Salud, aún muchas personas no vienen tomando conciencia del peligro al que se someten cuando se exponen bastante tiempo al sol, sobre todo entre el medio día y las 4 de la tarde, donde los rayos UV caen con más fuerza.
Esta situación ha traído consigo, agrega, que el cáncer de piel y las enfermedades oculares hayan aumentado considerablemente en el país.
De acuerdo con la Liga Peruana de Lucha contra el Cáncer, tan solo en el periodo 2006-2011, el cáncer de piel registró 7 mil 242 nuevos casos, de los cuales 3 mil 325 correspondió a Lima.
De los 7 mil nuevos casos de cáncer de piel, el 80% fue por causa de la sobreexposición acumulativa sin protección a los rayos ultravioletas.
El aumento de esta enfermedad, ha hecho que en los últimos años ocupe el cuarto lugar de neoplasias malignas, después del cáncer de cérvix, mama y estómago.
La moda
Culpar al debilitamiento de la capa de ozono por el incremento de cáncer de piel y de las enfermedades oculares sería injusto, dice el especialista del Senamhi.
Según Ccora, también tiene mucho que ver el cambio de hábito de las personas, quienes por estar a la moda [que te exige estar bronceado para verte bien] vienen descuidando su salud. Y esto no solo se ve en la costa, dice, sino también en la sierra.
Además de Lima, las otras regiones con mayor incidencia de cáncer de piel son Piura y Arequipa, pues tienen altos niveles de radiación ultravioleta y el 90% de casos se presentan en la cabeza y cuello, zonas del cuerpo con mayor exposición.
¿Cómo me protejo?
De acuerdo con la Liga Peruana de Lucha contra el Cáncer, usted no tiene porque evitar completamente la luz solar, basta con tener presente algunas indicaciones para así disfrutar de los beneficios que te ofrece el sol, como es la fabricación de la vitamina D, esencial para la formación de los huesos.
Es así como recomienda el uso de bloqueadores, que tiene que volverse a aplicar cada dos horas, independientemente se ingresó o no al mar. También evitar la exposición solar entre el medio día y las 4 de la tarde.
Asimismo llevar camiseta, gorros y prendas con capacidad de filtrar los rayos solares cuando se esté al aire libre.
Igualmente exhorta a usar el bloqueador ya sea que el día esté nublado, ya que los rayos solares también llegan a la superficie.
Cabe señalar, que la mayoría de los melanomas que provocan el cáncer de piel se diagnostican en fases iniciales, cuando aún son curables, es por ello que los especialistas aconsejan la prevención y el diagnóstico precoz, que es la mejor forma de evitar tratamientos agresivos y salvar vidas. (Redacción)

SEPA
1.- Hay tres tipos principales de rayos UV: los rayos UVA, los rayos UVB y los rayos UVC.
2.- Los rayos UVA envejecen a las células de la piel y están asociados a la aparición de arrugas, pero también se considera que desempeñan un papel en algunos tipos de cáncer.
2.- Los rayos UVB pueden causar daño directo al ADN de las células de la piel, y son los directamente causantes de las quemaduras de sol.
3.- Los rayos UVC no penetran nuestra atmósfera y no están en la luz solar. Normalmente no causan cáncer de piel.