jueves, 5 de febrero de 2015

¡Papá, no me pegues!


El año pasado más de 15 mil menores sufrieron de violencia familiar, mucho de los cuales sufrieron daños irreparables que los llevaron al alcohol y las drogas.

La violencia no solo afecta a los adultos, también a los menores. De acuerdo con el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP), la cobarde agresión que sufrió un niño de cinco años por parte de su padrastro no es un caso aislado en nuestro país.
En el 2014, según el MIMP, 15.579 menores fueron víctimas de violencia familiar, de los cuales 6.494 correspondieron a casos de agresiones psicológicas, 4.603 a violencias físicas y 4.482 a violencia sexual.
Para Lourdes Flores, de la ONG Acción por los Niños, dicha cifra no refleja la realidad, puesto que todos los días un menor es agredido por una persona mayor.
Debido a la inmadurez de su personalidad, el niño durante los primeros años de su vida pasa de la tranquilidad a la ira en cuestión de segundos, sobre todo después de los 2 años. Es a partir de esta edad que los psicólogos recomiendan establecer ciertas normas de conducta para que los chicos aprendan a contener sus impulsos.
El problema de muchos padres en el Perú es que se les hace difícil pensar en la educación de sus hijos sin recurrir a los castigos, como las cachetadas, los pellizcones, el uso de la correa, etc.
¿Por qué los padres agreden a sus hijos? Según Flores, porque los ven como objetos de posesión, por el hecho de mantenerlos, olvidándose que su obligación es protegerlos con cariño, amor, y no con violencia.
El maltrato que millones de niños viven en el Perú, ¿qué tanto les afecta en su vida posterior? De acuerdo con el psiquiatra Freddy Vásquez, del instituto Noguchi, en mucho, ya que debido a los daños irreversibles en el cerebro estarán más propensos a la depresión y a la baja autoestima, que en el peor de los casos los llevarán al alcohol y las drogas.
“Lo más triste de esta historia, es que estos chicos nunca podrán recuperarse, ni aún con terapias”, advierte el especialista.
Carmen Mendoza, decana del Colegio de Psicólogos de Huánuco, dice, por su parte, que una de las secuelas que dejará la violencia, es que las víctimas cuando crezcan harán lo mismo con sus hijos; de esta manera, afirma, se repetirá el ciclo de violencia a través de las generaciones.
Voluntad política
Con el fin de frenar la violencia que sufren los menores, desde hace cinco años se encuentra en el Congreso para su debate el Nuevo Código de Niños, Niñas y Adolescentes.
Para la representante de Acción por los Niños, la falta de voluntad política de muchos congresistas no ha permitido discutir este proyecto que permitiría, entre otras cosas, prohibir el castigo físico y humillante como forma de corrección o educación. (Redacción)

SABÍA
1.- El 60% de los niños en el Perú es víctima de maltratos, de acuerdo con un estudio de la ONG Save The Children, publicado en agosto del 2014.
2.- Según este estudio, el 41% de padres reconoce que castiga a sus hijos con golpes.