jueves, 19 de mayo de 2016

Bullying: un problema recurrente


En los  últimos 3 años, más de 6.000 casos se han reportado. Lo peor de este tipo de violencia, es el suicidio de varios adolescentes.

El menor de iniciales E.P.C (13 años) viene desde hace unos días recuperándose en su casa de múltiples lesiones, que le causaron sus compañeros de estudio del colegio Coronel Francisco Bolognesi, de la ciudad de Tacna.

Según contó el menor a algunos medios de comunicación, todo ocurrió la mañana del último tres de mayo. Ese día, luego de una práctica de fútbol, sus compañeros lo cargaron a la manera del “juego” conocido como “Túpac Amaru”, para balancearlo y tirarlo al piso.

La mala caída le provocó una fractura en la clavícula derecha y múltiples heridas que lo enviaron a Emergencia del hospital Hipólito Unanue.

Afortunadamente, se trató solo de una fractura sin desplazamiento, por lo que el menor volverá a las aulas, luego de permanecer un mes de descanso.

No todos los casos de bullying que se presentan en las escuelas del país terminan sin consecuencias fatales.

El último cuatro abril, en la calurosa Piura, el menor de iniciales F.S.S (12 años) decidió quitarse la vida luego de ser víctima de bullying por parte de sus compañeros del colegio Nuestra Señora de El Tránsito, donde estudiaba.

El hallazgo se registró al promediar las 9:00 de la noche de ese día cuando la madre del adolescente salió a buscarlo, encontrando a su hijo colgando del techo de una casa abandonada, ubicada en la cuadra tres de la calle Cusco del distrito de Castilla, región Piura.

Según los familiares, el adolescente habría sido víctima de maltratos por parte sus compañeros de clase, motivo que lo habría llevado a tomar esta fatal decisión.

Estadísticas del programa SíseVe del Ministerio de Educación (Minedu) señalan que desde setiembre del 2013 al 30 de abril de este año, en el país se han reportado 6.300 casos, la mayoría de ellos en colegios públicos (5.437).

En cuanto al tipo de violencia que se observa en los colegios, las físicas (patadas, puñetes, empujones) son las más frecuentes. Le siguen la verbal (insultos y apodos) y la psicológica (amenazas, burlas, chismes).

Estos tipos de violencia, según SíseVe, se presentan mayormente en la secundaria y entre alumnos del sexo masculino.

Causas
Milton Rojas, especialista de Cedro, sostiene que el bullying que se observa en las escuelas del país, se debe a que en los hogares de los alumnos involucrados en este problema, es usual que los padres y los hermanos mayores resuelvan sus diferencias a golpes e insultos.

“El comportamiento de los chicos en las aulas es el reflejo de lo que acontece en sus casas”, afirma.

Para los representantes de SíseVe existen también otras causas que alientan el bullying en las escuelas. Así tenemos, las normas de convivencias confusas, la falta de liderazgo institucional, ausencia en ciudadanía y falta de respeto y autoridad del profesorado.

También suman la violencia urbana, los bajos niveles de participación comunitaria, etc.

Consecuencias
La violencia escolar no solo afecta la concentración y los aprendizajes de los y las escolares, sino que incrementa las tasas de ausentismo y deserción escolar, lo que perjudica su futuro profesional y económico.

Para el especialista de Cedro, lo más peligroso del bullying son los casos de suicidios que se presentan, donde la víctima por falta de atención profesional, ve como única salida a su problema, el quitarse la vida.

Actualmente no todos los colegios públicos cuentan con un psicólogo educacional, debido a que en el país no existe el número suficiente de estos profesionales.

Solución
Para prevenir la violencia escolar es necesario un enfoque integral y sostenido. Según Milton Rojas, se requiere además de apoyo económico, el compromiso de los padres, docentes y la colectividad, no solo para reportar incidentes, sino también para asistir a las charlas de orientación y conversar con sus hijos.

Si usted conoce algún caso de bullying, puede reportar el hecho a la siguiente página: www.siseve.pe (Redacción)

¿QUÉ ES “BULLYING”?
Son agresiones que ocurren entre escolares, de manera intencional y sistemática. Esta violencia, la cual se ampara en el secreto y la impunidad, demuestra que el escolar agresor cuenta con más poder (social, físico, emocional y/o intelectual) que el agredido.