jueves, 19 de mayo de 2016

Determinación para alcanzar algo


Muchos se dejan al menor obstáculo. La historia de una norteamericana, le demostrará que no hay nada imposible en la vida.

Desde que Megan Torio tuvo uso de razón, su gran sueño era ser modelo de fitness. En el 2010, luego de mucho esfuerzo, su sueño se hizo realidad, e incluso fue portada de una revista de ejercicio y entrenamiento.

Cuando la vida le sonreía, el 2 de junio del 2011 ocurrió un hecho que cambiaría su vida para siempre.

El novio de Megan, en un ataque de ira, la lanzó fuera del auto cuando viajaban a más de 100 km por hora. Megan consiguió salir viva pero el accidente le causó graves lesiones: se rompió la espalda, se dañó la medula espinal y la clavícula. Megan acabó en una silla de ruedas y se quedó paralizada del pecho hacia abajo.

Los médicos le dijeron que no volvería a andar, algo que rompió el sueño de su vida de ser modelo de fitness.

Megan siempre se caracterizó por ser una mujer luchadora; por tanto, decidida a que dicho obstáculo no la iba a tumbar, regresó nuevamente al gimnasio.

Lentamente su cuerpo comenzó a responder a sus esfuerzos. Sus músculos se fueron fortaleciendo y esto le dio fuerza para ir pensando en el siguiente objetivo: caminar.

Un día, en mitad de su entrenamiento, conoció a Rod. Un hombre que demostró ser todo lo que ella siempre había deseado. Era dulce y comprensivo, y su gran apoyo. En 2012 se casaron.

Con la ayuda de Rod, y su propia fuerza, continuó su recuperación hacia ser la de antes. Su increíble fuerza y voluntad impresionaron a todo el mundo y conmocionó a sus propios médicos que pensaban que nunca podría volver a andar.

Muchos se estarán preguntando cómo hizo Megan para volver a caminar. Para Carmen Mendoza, exdecana del Colegio de Psicólogos de Huánuco, el secreto de esta joven estuvo en su fortaleza y en su estado anímico positivo.

“Cuando uno está emocionalmente mal, las defensas caen y la persona termina por enfermarse o muriéndose, ya sea el caso”, sostiene.

Megan está en camino de conseguir, por segunda vez, su sueño de ser modelo fitness, y comparte su historia en su cuenta de Instagram para inspirar a otras personas y enviar el mensaje “de que nada es imposible en la vida”. (C.M.)

“La fe y el perdón ayudan mucho”
Carmen Mendoza
Psicóloga de familia