jueves, 9 de abril de 2015

Filicidio: ¿Hasta cuándo?


Los padres están para proteger a los hijos, sin embargo, en los últimos años ello no viene ocurriendo. ¿Sepa las causas?

Hace una semana atrás, una madre desnaturalizada envenenó en Arequipa a su pequeño hijo, tras enterarse que el padre del menor quería llevárselo para criarlo con su esposa. 
Según la policía, luego de haber discutido con Julio Zamata Lupa (39), su expareja y padre de su hijo, María Gonzalo Mamani (27) fue a su casa donde luego de haber dado a su menor hijo de un año un potente raticida mezclado con leche intentó también envenenarse.
Los gritos de dolor de esta madre desnaturalizada llamaron la atención de los vecinos, quienes al ingresar a la humilde casa de María la encontraron botando espuma por la boca. Gracias a la rápida intervención de los médicos, María pudo salvarse, mas no así su hijo.
En los últimos años, el filicidio viene haciéndose más común en el país. Inmerso dentro de la figura penal del parricidio, el 2014 se registró 18 casos de filicidios, es decir, padres que asesinan a sus hijos.
De los 18 casos que se conocieron ese año, 14 fueron cometidos por mujeres y solamente 4 de ellos por hombres, lo cual tiene una explicación psicológica, según el doctor Martín Nizama, del instituto Noguchi.
De acuerdo con este profesional, ello se debe a que la madre por estar más en contacto con sus hijos está más propensa a descargar sus frustraciones contra ellos.
“Es el caso de esta chica arequipeña, quien al no poder evitar que el padre de su hijo se fuera con su esposa decidió vengarse de él matando al vástago de ambos”, dice el especialista.
El psiquiatra Freddy Vásquez tiene una lectura diferente. Para este doctor, la razón está que muchas madres ven a sus hijos como su propiedad por el hecho de haberlos tenido durante 9 meses en su vientre. “Es una desconexión con la realidad y con el valor de la vida”, sostiene.
Factores determinantes
Respecto de las causas, el doctor Nizama explica que hay varios aspectos, como el abandono, la orfandad económica, la depresión, y la violencia física y psicológica.
“Si una persona está viviendo por una situación así, es mejor que acuda a los centros especializados para que los profesionales de la salud mental puedan determinar qué tipo de trastorno viene sufriendo”, sostiene Nizama.
Por su parte, el doctor Vásquez recomienda a la población reforzar la autoestima personal y familiar, incrementando las demostraciones de amor para que la persona se sienta feliz y apoyada, y no busque compensar con la violencia el abandono que sufre.
Asimismo, agrega, a las personas, cuyos familiares están viviendo por situaciones críticas, a intervenir de manera inmediata, y no cuando la situación ya se les escapó de las manos y no hay nada que hacer. (Redacción)