miércoles, 26 de agosto de 2015

Calles peligrosas


Los accidentes de tránsito parecen ser una epidemia, ya que matan a 12 peruanos todos los días, y hacen perder al país más de tres mil millones de dólares al año.

Si bien los accidentes de tránsito que se registran en el país se dan principalmente por la imprudencia del conductor y el peatón, un último informe de la Defensoría del Pueblo denominado “Supervisión de las condiciones de infraestructura vial en puntos críticos de accidentes de tránsito en Lima y Callao” reveló también que mucho tiene que ver con este problema el estado de la infraestructura vial.
Según este informe, en la capital el 53% de los 245 puntos supervisados por la Defensoría tiene sus pistas en mal estado, mientras que el 46% de cruceros peatonales no está señalizados.
Asimismo, el 50% de las zonas incluidas en el estudio carece de semáforos y en más del 80% no hay rampas para personas con discapacidad lo que refleja que los gobiernos locales no tienen una mirada inclusiva de protección para estas personas.
De los 245 puntos críticos, se detectó que 73 tienen paraderos sin mantenimiento (carecen de señal, de espacio suficiente, etc.), 64 no cuentan con paraderos habilitados y 67 no son lugares de embarque y desembarque de pasajeros. Solo 41 de los puntos tienen paraderos habilitados.
En los últimos 20 años (1994-2014), en Lima y Callao han ocurrido más de 1 millón de accidentes de tránsito, que han dejado 394.198 víctimas, entre las que cuentan 375.148 heridas y 19.050 fallecidas.
Estas cifras reflejan que el 66% de los accidentes de tránsito y el 50% del total de las víctimas ocurridas durante ese tiempo en el país acontecieron en la capital.
Si bien el número de fallecidos por accidentes de tránsito disminuyó en los últimos años en Lima y Callao, no podríamos decir lo mismo del número de heridos, que en 19 años se incrementó en 934%.
En el Perú los accidentes de tránsito matan a 12 personas todos los días, y generan pérdidas por tres mil millones de dólares al año.
Pese a esta sangría de vidas y de dinero que sufre el país, por una razón inexplicable muchas autoridades parecen no preocuparse por este problema.
En el caso de Lima, por ejemplo, según el informe de la Defensoría, entre enero del 2014 y julio de este año, las municipalidades distritales de la capital apenas invirtieron el 5% de su presupuesto para infraestructura vial.
¿Por qué los gobiernos locales no están cumpliendo eficientemente las funciones que  el artículo 81 de la Ley Orgánica de Municipalidades les obliga en materia de transporte, tránsito y seguridad vial? ¿Cómo hacemos para minimizar esta sangría?
Según Giannina Avendaño, jefa del Área de Servicios Públicos de la Defensoría del Pueblo, son muchos los factores que han llevado a las autoridades a descuidar las vías de sus distritos. Una de ellas, dice, es el desconocimiento de las prioridades en la ciudad; las otras son, la falta de planeación adecuada y la carencia de un diseño estratégico de inversiones.
Para Luis Quispe Candia, de la ONG Luz Ámbar, el tema está en la desidia de muchas autoridades de no querer involucrase en un problema social que podría restarle votos, de ahí que prefieran invertir el dinero del Fondo de Compensación Municipal (Foncomum), del Impuesto al Rodaje y de las papeletas en otras cosas, como parques, teatros, contratación de personal, etc.
En Lima ocurren más accidentes en la Carretera Central (Km 5 y medio al 10); Av. Ramiro Prialé (Ate); Panamericana Sur (Lurín y Pachacámac) y Panamericana Norte (Zapallal y Puente Piedra).
Autoridad autónoma
El transporte urbano realiza 15 millones de viajes diarios; mientras al año se producen 70 millones de viajes interprovinciales. El 80% de la carga en el país se mueve en carreteras y en camiones cada vez más grandes y pesados.
Para ver este tema, en el país existen siete instituciones involucradas que en vez de coordinar cada una terminan por estorbarse.
Quispe Candia considera que ante esta realidad se requiere de una sola autoridad con el presupuesto necesario para llevar adelante obras de infraestructura vial y campañas de educación tendientes a minimizar los accidentes de tránsito en el país.
Asimismo con la capacidad de normar y sancionar a los infractores, sean estos choferes o peatones.
Mientras se espera la decisión política de crear un solo organismo para ver el tema del transporte en el país, la representante de la Defensoría del Pueblo recomienda a la Municipalidad Metropolitana de Lima, a la comuna provincial del Callao y gobiernos locales de las jurisdicciones visitadas por su institución que prioricen la eliminación de los puntos críticos, estableciéndose metas a mediano plazo y ejecutando las inversiones necesarias.
Para ello dice las autoridades deben rehabilitar las pistas y veredas cuyo estado actual impide el desplazamiento seguro y accesible de peatones y conductores. Asimismo, corregir la instalación o dar mantenimiento a los semáforos que funcionan deficientemente, además de evaluar la instalación de paraderos de embarque y desembarque de pasajeros en los puntos que no cuentan con ello.
En cuanto a los gastos de inversión, Avendaño exhorta a los gobiernos locales a difundir el nivel de ejecución física de los proyectos pendientes de culminación y proyectados en el Presupuesto Anual 2015, en materia de transporte, tránsito y seguridad vial, así como transparentar aquellos gastos que se realizan en obra sin código SNIP.
Porcentaje es mayor
Si bien para la Policía el deterioro de la infraestructura vial solo incide en un 3% en los accidentes de tránsito, para Luis Quispe el porcentaje es mucho mayor.
“Por mi experiencia, a la Policía le resulta más fácil culpar de un accidente al conductor o al peatón que a un hueco en la pista o a un semáforo malogrado”, sostiene el experto.
La semana pasada en el Cercado de Lima por culpa de un mal parchado de la pista un carro quedó hundido intempestivamente en la avenida Augusto García, produciendo que otros vehículos chocaran entre sí para evitar correr la misma suerte.
“Historias como estas se registran muy a menudo en Lima como en provincia”, cuenta Quispe Candia. (Redacción)
                                                                                                             
CIFRAS PREOCUPANTES
1.- En Lima, 516 personas murieron el 2014 por causa de accidentes de tránsito.
2.- En el interior del país, durante el 2013, La Libertad y el Cusco son los departamentos con más víctimas fatales
3.- El 70% de los accidentes fue causado por varones. De ese porcentaje, el 85% tiene entre 18 y 15 años de edad.
4.- Los vehículos con mayor cantidad de accidentes de tránsito fatales son los de transporte interprovincial.