miércoles, 26 de agosto de 2015

Dile adiós a lo que no te hace bien


Muchas personas viven pendiente de lo que la gente piense de ellas. ¿Te has preguntado alguna vez cómo vivirías si dejaras de preocuparte por ello? 

“Lo más horrible es vivir con aquello que sobra y no es necesario: Cosas como amistades que no necesitas, personas que aguantas a diario pese a que lo único que hacen es criticar tu vida… No les permitas hacerlo, tú eres como eres y han de aceptarte tal cual”.
Por lo general, se suele recomendar ser humilde tanto con nuestras familias directas como extendidas (padres, hermanos, suegros, cuñados, primos, etc.). Pero no, por tu propio bien, nunca bajes la cabeza ante nadie. Camina siempre con orgullo, con la cabeza en alto. Trata a las personas con delicadeza y respeto, pero cuando se comporten mal contigo, no se lo permitas, defiéndete, porque eres una persona importante, valiosa y buena.
Tips para ayudarte
1.-No guardes teléfonos de personas a las que nunca les ha importado.
2.- Sí tu familia política, amigos o compañeros de trabajo dicen y fingen ser “amigos” pero en realidad se la pasan criticando, elimínalos.
3.- Di adiós a esos tiempos de no saber valorarte. Ámate muy bien, ámate a ti misma, valórate y aprecia tu vida. Si algo bueno llega de alguien, que sea una grata sorpresa… mientras tanto, cuenta solo contigo misma.
4.-A tirar todas esas viejas cartas de amor. Al verlas solo te traen recuerdos de un pasado que nunca volverá y que no se merece recordar.
5.-Adiós a la ropa que no usas. Dale una nueva oportunidad a esas prendas, considera regalarlas o donarlas a quien las necesita.
6.-Adiós amores que en su momento no supieron apreciar lo que tenían.
Ten en cuenta que según los consejos del site todamujeresbella.com, no le puedes caer bien a todos, ni complacerles a todos, así que si no te hagas problemas, ni te enfermes, si alguien te mira mal.

Es hora de dar prioridad a tu propia felicidad, a hacer lo que tú deseas y sientes que debes hacer. Es hora de dejar de intentar agradar a personas que no se interesan realmente por ti, personas que te juzgan y hacen mal. Adiós a todo lo tóxico y a lo que te hace mal. (C.M.)