miércoles, 5 de agosto de 2015

¿Cómo puede una mujer ir más segura de taxi?


La inseguridad en la ciudad está peor que nunca. Por eso, al tomar un taxi tenemos que tener en cuenta algunas precauciones para evitar malos ratos.

La cifra de violaciones de mujeres que se producen en los taxis es alta, y la tendencia es que se incremente. Solo en el año de 2014, la Asociación Pro Seguridad Ciudadana (Aprosec) recibió 50 llamadas telefónicas de mujeres para denunciar asaltos y tocamientos indebidos, de los cuales 80% fueron por robos y 20% por intento de violación. 
Según el presidente de Aprosec, César Ortiz Anderson, los falsos taxistas siempre están al acecho de las jóvenes que asisten a los locales de baile, como discotecas y peñas. De ahí, dice, la necesidad de tomar nota de las siguientes recomendaciones para no ser víctima de la delincuencia.
Viaja en taxis seguros.- La tarifa es más alta, pero tu seguridad lo merece. Si viajas sola y sobre todo de noche, es indispensable que utilices un radiotaxi o  taxi de sitio. Ten siempre el número de dos o tres en tu celular y consulta con amigos o familiares las agencias más recomendables.
Platica con el taxista. - Según diversos estudios, los taxistas que suelen hacer conversación con sus clientes son menos propensos a situaciones delictivas. 
Cuida la información.- Si bien te recomendamos que platiques con el taxista, eso no significa que le cuentes tu vida entera. No tienes por qué contarle el puesto que tienes en tu trabajo, si vives sola, o dar tus horarios de ingreso o salida de tu hogar o trabajo. Sé juiciosa con la información que compartes. 
Pregunta la tarifa.- Antes de tomar cualquier taxi pregunta el precio. Asegúrate de tener efectivo para pagar, no es recomendable que el taxista te lleve a un cajero a sacar dinero.
Consulta la ruta.- Apenas estés a bordo pregúntale qué calles tomará para llegar a tu destino. Así sabrás por dónde te llevará y si dichas zonas son seguras. Si alguna calle no te gusta pídele que la cambie por otra.
Fíjate en las placas.- Procura siempre apuntar o recordar el  número de la placa. Si tú amigo/a o pareja te acompaña a que abordes el taxi pídele que apunte el número del vehículo. 
Confía en tus instintos.- Al subir al auto sientes algo extraño o te sientes incómoda no dudes en bajarte. Inventa una excusa, como que olvidaste una cita o que tienes que comprar una botella de agua para tomar una medicina.
No te distraigas ni te duermas.- Es muy común que aprovechemos el viaje para escuchar música, leer algo o incluso dormir, pero ello no te permitirá ver ni estar atenta de lo que sucede mientras viajas.
César Ortiz sugirió también que las mujeres se sienten detrás del chófer y que lleven siempre un silbato, que es práctico y disuasivo ante cualquier actitud sospechosa.

SEPA
De los 91.127 taxistas inscritos en el Servicio de Taxi Metropolitano (Setame), 3% son mujeres, muchas de ellas con más de 10 años de experiencia.