miércoles, 19 de agosto de 2015

Marihuana sintética: la más letal


Si bien aún no ha llegado al Perú, en los Estados Unidos y varios países de Europa, ya ha causado la muerte de varios jóvenes, sobre todo universitarios. ¡A tener cuidado!

El 7 de agosto último, algunos medios limeños dieron a conocer la preocupación de las autoridades norteamericanas sobre el incremento del consumo de una droga llamada marihuana sintética entre su población.
Según el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas de los Estados Unidos (NIDA, por sus siglas en inglés), desde que esta droga, conocida también como “Spice” o “K2”, llegó a finales del 2012 a tierras norteamericanas proveniente de Europa se ha popularizado de manera muy rápida entre los jóvenes y hasta en los mendigos, debido a sus efectos inmediatos y bajo costo (un dólar en promedio).
Producto de su toxicidad, casi 20.000 norteamericanos ingresaron el año pasado a las salas de emergencia, de los cuales 30 perdieron la vida.
En España, Inglaterra, Francia e Italia, el “Spice” también ya mató a docenas de jóvenes.
Por su bajo costo, esta droga sintética, al igual que otras similares que ya se venden en el mercado negro, podría llegar en cualquier momento a nuestro país.
Según Milton Rojas, psicólogo de Cedro, aún su institución no ha recibido casos de consumo de “Spice”, porque esta droga es relativamente nueva en el extranjero,  aunque ello no significa que ya pudiera estar vendiéndose en algún lugar de Lima.
Como fuera, dice, debamos estar atentos a su aparición debido al grado de letalidad que ha demostrado hasta el momento.
“Lo peligroso de esta droga como sus similares artificiales, es que genera en el consumidor ansiedad externa, alucinaciones y en muchos casos paranoia que puede convertir a una persona en asesina”, sostiene el especialista.
En Estados Unidos, hace dos años, un hombre en Miami tuvo que ser abatido por la policía luego de convertirse en un caníbal tras sufrir un ataque de paranoia esquizoide derivado al parecer por haber fumado el “Spice”. 
Al igual que las drogas artificiales, el “Spice” también se produce en laboratorio, sobre todo en Asia, y es vendido en sugerentes e inofensivas presentaciones, de ahí que muchos incautos crean que es inofensivo.
El “Spice” como la marihuana natural es consumido fumándola, aunque también se le puede preparar como una infusión o té de hierbas para beber. En algunos países del Asia lo usan también como incienso.
En Norteamérica su consumo es mayor entre los jóvenes de 15 a 29 años que en las mujeres de la misma edad.
Peligros para la salud
La NIDA explica que los consumidores del “Spice” reportan síntomas como taquicardia, vómitos, agitación, sudoración profusa, confusión y alucinaciones. También aumento de presión arterial y reducción del suministro de sangre al corazón (isquemia miocárdica), y en algunos casos ataques al corazón. 
Para esta agencia norteamericana aún no se conocen los efectos a largo plazo de esta droga sintética sobre la reproducción, el desarrollo del cáncer, la memoria o el potencial de adicción. Un informe sugiere que algunos de los productos químicos de esta droga pueden contener residuos de metales pesados que pueden ser dañinos para la salud. Otros informes afirman que el “Spice” puede ser adictiva. Los usuarios que han tenido experiencias desagradables incluso anhelan volver a consumir. Los consumidores habituales pueden experimentar síntomas de abstinencia.
En el Perú
Desde hace 12 años ya se tiene noticias sobre el consumo de las drogas sintéticas, principalmente del éxtasis que fue una de las primeras en llegar en las clases sociales altas.
Según un último estudio de Cedro sobre el Consumo de Drogas Sintéticas en el Perú, factores de riesgo y nuevos sustancias, desde el 2009 el uso de estas drogas entre los universitarios está aumentando debido al abaratamiento de su costo. Y este problema no es exclusivo de Lima, también se han reportado casos en provincias, donde el consumo a veces supera lo registrado en la capital.
Uno de los factores que está ayudando a su masificación entre los jóvenes, dice Federico Tong, asesor de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), es el uso de las redes sociales.
Mientras que la marihuana, el clorhidrato de cocaína y la pasta básica de cocaína conservan puntos de comercialización conocidos o se venden en la calle, las drogas sintéticas (conocidas como “recreativas”) son ofrecidas a través de teléfonos celulares o Internet, impidiendo que la Policía siga el rastro de los comercializadores”, sostiene el experto.
Entre las drogas sintéticas más consumidas en el país destacan el éxtasis, la ketamina y otras. Sin embargo, en los dos últimos años la policía ha registrado otras, como la 2 CB-MFT y el 25 I-NBOME, que a diferencia de las anteriores son más tóxicas. 
¿Qué hacer?
Rojas sostiene que la mejor forma para luchar contra este problema social, es promoviendo la prevención, y para ello, dice, los padres –sobre todo aquellos que son jóvenes – deben informarse sobre las drogas sintéticas, para orientar a sus hijos sobre los peligros que lleva su consumo.

Federico Tong, por su parte, señala que también se precisa de la participación de las escuelas y de los gobiernos locales, a través de programas donde los adolescentes puedan participar de deportes y actividades manuales que los alejen de los vicios. En ese sentido, refiere, las autoridades deben concientizarse del peligro que acarrea el problema de las drogas en la población más vulnerable, o sea, los jóvenes. (Redacción)

¿QUÉ ES UNA DROGA SINTÉTICA?
Es aquella que no ha sido extraída de las plantas. Es obtenida en un laboratorio con reactivos químicos, dando lugar a drogas muy semejantes a las naturales, pero que no propiamente tienen su estructura química. Es decir, está modificada y es más difícil eliminarla del organismo, pudiendo producir situaciones anómalas.