miércoles, 26 de agosto de 2015

Migraña dolorosa


Afecta a los adultos, sobre todo mujeres, y también a los niños. No tiene cura y solo se controla a través de medicamentos.

A casi todo el mundo le duele la cabeza de vez en cuando. En muchas ocasiones, el dolor de cabeza tiene una causa bastante simple, como haber trasnochado demasiado, parar mucho tiempo al sol, o sufrir de estrés. ¿Cómo puedo saber entonces si un dolor de cabeza es un trastorno pasajero o algo más grave?
El tipo más frecuente de dolor de cabeza es el tensional, provocado por contracciones musculares. Las personas que toman muchas bebidas con cafeína también pueden tener dolor de cabeza. Igualmente aquellos que sufren alguna enfermedad, como la gripe.
Sin embargo, cuando el dolor es agudo, punzante y viene acompañado de  náuseas, vómitos alteraciones visuales, irritabilidad, podemos estar hablando de migraña.
Estos cuadros, que suelen durar entre 30 minutos y 6 horas, incluso días, aparecen de manera súbita.
A diferencia de los dolores de cabeza provocados por la tensión, la migraña es tan fuerte que incluso puede hacer faltar al paciente a su trabajo o estudio.
Si bien la migraña puede iniciarse a cualquier edad, generalmente empieza entre los 10 y 30 años de edad, afecta más a las mujeres que a los hombres (la relación es de tres a uno) debido a la cuestión hormonal.
Según Juan de Dios Altamirano, neurólogo de la clínica Anglo Americana, hay diferentes tipos de migrañas, siendo las más comunes las sin aura, que son aquellas que llegan sin ningún síntoma previo; y las con aura, que te avisan a través de determinados síntomas de disfunción cerebral focal transitoria.
Prevención
La migraña no tiene cura y no se sabe cómo se origina, pero sí existen formas de tratarla. Una de ellas, dice el especialista, es llevar una alimentación adecuada, hacer ejercicios, evitar el estrés, la luz solar y los ruidos. En cuanto a las medidas farmacológicas, están los medicamentos preventivos (betabloqueadores, por ejemplo) y aquellos que calman el dolor una vez presentado el episodio.
Hildebranda Romero desde que le diagnosticaron a los 20 años que sufría de migraña siguió al pie de la letra las recomendaciones del médico; sin embargo, a pesar de los cuidados que ella tenía, en más de una oportunidad los fuertes dolores de cabeza [acompañados con vómitos, mareos e intolerancia a los ruidos] le jugaron una mala pasada.
A través de una invitación de un familiar conoció  la Comunidad Cristiana del Espíritu y así logró cambiar su vida. “Gracias a Dios, a través de mi perseverancia logré ser libre de esta enfermedad”, recuerda.
Hoy, con 40 años, ella es feliz porque logró curarse de la migraña.
Para la prevención de este mal, la participación del paciente es vital para obtener mejores resultados. “La persona debe identificar los estímulos que desencadenan la migraña y establecer una escala de dolor. Se sugiere tener un diario y anotar las incidencias, a fin de que el especialista pueda realizar un mejor diagnóstico”, recomienda Altamirano. (Redacción)

POSIBLES CAUSAS
Tensión.
Estrés.
Cambio en horarios de sueño.
Ejercicio físico intenso.
Ingesta de cafeína
Cambios de temperatura.

Comidas y bebidas: chocolate, queso, carnes frías, salchichas, etc.