miércoles, 18 de noviembre de 2015

Ansiedad, qué hacer cuando la vida nos supera


Cuando la ansiedad aparece no como respuesta, sino como una situación generalizada, es entonces cuando se convierte en un problema psicológico.

Un estudio sobre la situación de salud mental en el país, realizado por el Instituto Nacional de Salud Mental Honorio Delgado- Hideyo Noguchi en el 2012, reveló una alta prevalencia de trastornos de ansiedad que afecta a los limeños en comparación con el resto de ciudades.
Según el psiquiatra Javier Saavedra, la ansiedad es un tipo de patología y las frecuentes son el trastorno de pánico, post traumático, obsesivo compulsivo que se manifiestan a través de la incapacidad que tiene la persona de controlar sus preocupaciones, las mismas que afectan su salud física.
Sin embargo, la ansiedad también es buena porque nos alerta de peligros y nos da los estímulos necesarios para afrontar una situación determinada.
En la presente nota, conozca otras causas que la provocan.
1.- Funcionamiento inadecuado de la tiroides
La tiroides es una glándula que se encuentra ubicada en la parte anterior de tu cuello. Y, cuando deja de funcionar adecuadamente, la ansiedad empieza a hacer presencia en la persona. Asimismo, el problema suele estar acompañado de hinchazón en el cuello, pérdida de peso y fatiga constante.
2.- Genética
Muchas veces, la ansiedad se encontrará presente en los genes de la persona. Otro motivo es poseer niveles anormales de neurotransmisores, lo cual hace que crezcan las posibilidades de sufrir del trastorno de ansiedad.
3.- La tecnología
Debido a su rapidez ha hecho que las empiecen a acostumbrarse a que las cosas deben ser rápidas. Por lo tanto, cuando no ocurre así, la persona empieza a sentir ansiedad.
4.- El entorno
El tráfico de la ciudad, el ruido de las calles, el estrés del trabajo, todo ello hace que vivamos ansiosos todo el tiempo. Una crisis de ansiedad dura entre 5 y 30 minutos, aunque tu percepción cuando la estés sufriendo es la de que no terminará jamás. Si es la primera vez que sufres una crisis de ansiedad lo mejor es acudir a un centro hospitalario.
Hay personas que solo sufren una crisis de ansiedad en algún momento complicado de sus vidas, pero la tendencia es que la crisis de ansiedad sea recurrente. El propio miedo a sufrir otra crisis de ansiedad es lo que puede provocarnos la siguiente. Nos metemos entonces en círculo de angustia y ansiedad muy difícil de abandonar, por lo que se hace necesario un tratamiento psicológico. (C.M.)