miércoles, 18 de noviembre de 2015

Violación sexual: una realidad vergonzosa


Las mujeres no solo son golpeadas, también son ultrajadas sexualmente, sobre todo las menores de edad. Esta realidad incrementó los embarazos no deseados, los contagios de VIH y las infecciones de trasmisión sexual.

Diana (26 años), cansada de ser abusada sexualmente, decidió denunciar a Juan Carlos (30 años), su pareja.
Junto a una vecina se apersonó a la comisaria de La Huayrona, en San Juan de Lurigancho, donde luego de rendir su manifestación regresó a su casa.
Tres días después, Diana se retractó de lo dicho, ante la amenaza de Juan Carlos de matarla si ella no retiraba la denuncia.
Según la magistrada Elbia Berríos, de la Corte Suprema de Justicia, de todas las agresiones de violación sexual que hay en el país solo cinco llegan a judicializarse.
Un estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS) del 2013 sobre las incidencias de la violación sexual reveló que entre las razones lógicas que explican por qué las mujeres no notifican sobre la violencia sexual o se retractan de ello están la falta de apoyo de las autoridades, el riesgo a represalias, al qué dirán, etc.
La Encuesta Demográfica y de Salud Familiar (Endes) 2014 lo corrobora, ya que muestra que en el Perú el 42,9% no denuncian a sus agresores (parejas o no) por miedo y vergüenza.
Por esta razón, Berríos acredita que existe una “cifra oculta”, que el día que sea develada duplicará las estadísticas de este execrable delito.
Deshonroso puesto
El estudio de la OMS del 2013 también reveló que el Perú ocupa el tercer lugar en el mundo entre los países con mayores prevalencias de mujeres entre 15 y 49 años que sufren de violación sexual por parte de sus parejas.
La situación de vulnerabilidad de la mujer peruana en esta materia ya había sido advertida en el 2011 por el investigador y sociólogo Jaris Mujica.
Ese año, en la presentación de su libro: Violaciones sexuales en el Perú 2000-2009, Mujica demostró con cifras que nuestro país es el más violador de toda América del Sur, con 68 mil violaciones en 10 años.
Hace algunos días, la magistrada Elbia Berríos sostuvo que en los últimos 5 años el número de casos de violaciones sexuales en el país había aumentando 10%.
Para María Isabel Cedano, representante de la ONG Demus, estas cifras son el reflejo de una sociedad machista, donde las mujeres solo son vistas como un objeto sexual.
Según las estadísticas de Demus, el 42% de las mujeres fueron violadas en sus domicilios o en otros espacios que eran considerados seguros, como las escuelas y las casas de familiares.
La mayoría menores
En nuestro país, el 80% de los casos de violación sexual, las víctimas son menores de 17 años. Es decir, 8 de cada 10 víctimas de violación sexual en el Perú son niñas y adolescentes.
Estadísticas del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIM) revelan que en los nueve primeros meses del 2015 ya se han registrado 3.256 denuncias de violaciones en el grupo etario de 0 a 17 años, siendo Lima y Junín los departamentos donde se reportaron los mayores casos.
Al igual que en las mujeres adultas, en las menores de edad también existe una “cifra oculta”.    
Para la magistrada Elbia Berríos, la mayoría de actos de violencia sexual contra adolescentes y niñas se producen en las zonas altoandinas y en la selva peruana.
De acuerdo con la magistrada y la representante de Demus, las razones de esta realidad la encontramos en la creencia de que una niña o un niño es de propiedad de los padres, y que, por tanto, tienen el derecho de hacer lo que se desee con él o ella.
La violación sexual además de aislar a la víctima y dejarle secuelas psicológicas también trae embarazos no deseados.
El Endes del 2014 reveló que entre el 2011 y 2014 la tasa de embarazo adolescente aumentó 2,1%. Asimismo que los contagios del VIH y las infecciones de trasmisión sexual (ITS) se incrementaron entre 0,7% y 1,9%.
Recomendaciones
Ante este panorama, Cedano recomendó capacitar mejor a los jueces y fiscales que llevan los casos de violación sexual.
También sugirió que se implementen cámaras Gesell en todas las cortes del país (actualmente solo se cuenta con 30) para que así las víctimas de abusos sexuales puedan dar sus testimonios de manera segura y privada, sin el temor de que su agresor pueda volver a tocarla.
Agrega que también se debería mejorar el presupuesto del Ministerio de la Mujer a fin de que se realicen campañas preventivas sostenidas.
Por su parte, el juez del Segundo Juzgado de Familia de Ucayali, doctor Tulio Bermeo, sostiene que se debe cumplir con el Plan Nacional de Violencia contra la Mujer 2009-2015 y con el Plan Nacional de Acción por la Infancia y la Adolescencia 2012-2021, donde se contemplan una serie de estrategias para abordar de manera integral este problema.
De acuerdo con el doctor Bermeo, para este tema requerimos que la familia, la escuela y las autoridades asuman el rol que les corresponden, “no mañana, sino hoy”. (Redacción)


25 de Noviembre

Es el Día de la No Violencia contra la Mujer, aprobado por la Asamblea General de la Naciones Unidas el 17 de diciembre de 1999.