miércoles, 11 de noviembre de 2015

Síndrome carpiano: mal que se viene extendiendo


Caracterizada por el adormecimiento, dolor y hormigueo de las manos, afecta mayormente a las mujeres.

La destacada actriz Denisse Dibós quiso ser compositora de piano. Estudio para ello ocho años. Cuando estaba a punto de recibirse amaneció un día con un bulto en la muñeca.
“Me voy al médico y me dice que es un ganglio que se ha inflamado por tocar seguramente tensa. Me dijeron, no te preocupes, te vamos enyesar por dos meses y esa paralización del brazo va a hacer que se desinflame, y todo bien. Sin embargo, fue todo mal”, cuenta.

Al ir a otro médico, Denisse se enteró que lo que tenía era el síndrome carpiano.
Según el traumatólogo Carlos Gonzales, el síndrome del túnel carpiano es una patología de un nervio que viene desde el cuello y por diversas causas se comprime a nivel de la muñeca generando dolor, calambre, hormigueo, etc.

Las causas de esta patología son múltiples. Para el cirujano y traumatólogo Richard Saavedra 
Escajadillo, más que causas lo que existen son factores predisponentes. Así tenemos, el uso del teclado de la computadora, tocar piano y realizar actividades de manualidades por muchas horas, como el caso de Juana Heredia, quien luego de trabajar por años en una panadería, le dio a los 46 años este mal.

Por esta última razón, el síndrome carpiano afecta un poco más a las mujeres que a los hombres.
El fisioterapeuta Roberto Junquera considera que el origen de este mal no está en la muñeca, que es el lugar donde se producen los síntomas, si no en la columna cervical.

La edad donde más se presenta este mal es entre los 25 y 55 años. Precisamente la edad más productiva de las personas.

Hasta hace algunos años, esta patología era poca conocida; sin embargo, en los últimos tiempos esta tendencia ha ido aumentando, no solo en el mundo, también en el Perú.

Síntomas
Las personas amanecen con la mano ‘muerta’, como si hubieran dormido encima de ella, generando un desconfort.

Durante el día, experimentan torpeza de la mano al agarrar objetos y hormigueo en los dedos y la palma de la mano.

En los casos más severos, atrofia del músculo por debajo del pulgar.

De no tratarse el síndrome carpiano, dice el doctor Gonzales, la persona con el tiempo perderá fuerza y los dedos de su mano disminuirán significativamente su capacidad sensitiva.

Por falta de recursos, Juana vivió con el síndrome carpiano por cuatro años, razón por el cual los adormecimientos y los hormigueos de las dos manos eran cada vez más frecuentes.

Temerosa de que este mal se agudice, fue en busca de un médico, quien luego de evaluarla le mandó a realizarse tres infiltraciones en cada mano.

Juana que ya participaba de la Comunidad Cristiana del Espíritu Santo, empezó hacer las cadenas de sanidad para no someterse a la cirugía luego de fracasar las infiltraciones. “Después de seis meses, recuperé el movimiento de mis manos; hoy, estoy curada”, cuenta. (Redacción)

TRATAMIENTO
El fisioterapeuta Roberto Junquera sostiene que si el síndrome carpiano no está en una fase muy aguda las personas pueden hacer ejercicios de estiramiento de la mano para relajar el nervio, incluso tensando el cuello hacia un lado.  Para ello, también pueden usar la pared como ayuda.

Estos estiramientos deben hacerse 10 veces en cada mano porque el 80% de los pacientes tiene una patología bilateral.

Otra técnica, dice el fisioterapeuta, es colocar a nivel de la mano arcilla roja para desinflamar.