miércoles, 11 de noviembre de 2015

‘Reinas’ que murieron en el quirófano


Tener un cuerpo bonito y un rostro lindo no solo es el sueño de una persona común y corriente, también lo son de las llamadas ‘reinas de belleza’, que no contentas con lo que tienen se someten muchas veces -de manera innecesaria- a la cirugía estética.

El año pasado, la ecuatoriana Catherine Nicole Cando, Miss Durán, falleció durante una cirugía plástica, con tan solo 19 años.

Según la madre de Catherine, Bestabé Cornejo, la muerte de su hija fue por una “mala práctica médica”, una lipoescultura que se realizó en una clínica privada de Guayaquil.

Al igual que Catherine, Solange Magnano, quien fue Miss Argentina en 1994, perdió la vida en 2009, cuando se realizaba un tratamiento para mejorar la forma de sus glúteos. El tratamiento, que consistía en la aplicación de unas inyecciones de relleno en los glúteos, le provocó un tromboembolismo pulmonar, causa por la cual murió en plena cirugía. 

Otro caso fue el Edna Patricia Espinosa, originaria de Ibague Colombia. La joven fue “Chica Reggaeton” en 2004 y en ese mismo año fue elegida “Chica Harley”.

Falleció en el quirófano de una clínica, en Bogotá, en enero de 2009, mientras se le practicaba una liposucción.

Según el portal elcolombiano.com, el médico Ignacio Soler dijo: “Edna no era obesa ni tenía sobrepeso. Yo ya le había operado la nariz y los senos y quería reducir sus medidas de cintura. Se hizo todos los exámenes y procedimos para operarla. Cinco minutos antes de finalizar se presentó el paro cardiaco. A la paciente se le hicieron todas las maniobras de reanimación, pero no respondió, 30 minutos después fue declarada muerta”.

Otra reina de belleza que, por fortuna, se recuperó es la modelo brasileña Andressa Urach, quien obtuvo el segundo lugar de Miss Bum Bum en 2012. La brasileña sufrió una grave infección ocasionada por inyectarse hidrogel en las piernas.