jueves, 12 de marzo de 2015

Balbuena: “El MINEM aún no comunica de un proceso en consulta previa en minería”


A dos años de la vigencia de la ley de consulta previa en el país, conversamos con la viceministra de Interculturalidad, Patricia Balbuena, sobre los avances y dificultades al respecto.

- ¿Cuáles son los logros que destaca el Viceministerio de Interculturalidad desde que se aprobó la Ley de Consulta Previa?
- El principal logro es haber mostrado que es posible en el país avanzar con procesos de consulta previa, y lograr que estos terminen con acuerdos positivos. Hasta el momento hay en curso 22 procesos, de los cuales 8 están concluidos.
 - Sin embargo, aún no se ha realizado ninguna consulta previa en la zona minero andina. ¿Qué dificultades se identifican desde el Viceministerio?
En los procesos de consulta, como Ministerio hemos avanzado en el marco de las funciones que nos tocan: hemos publicado este año en la base de datos la información sobre el pueblo aimara y jaqaru, y hemos avanzado en la identificación de los instrumentos metodológicos y las directivas para poder hacer la identificación de pueblos. Ahora es la entidad promotora, el Ministerio de Energía y Minas, que, si bien ha identificado las medidas a ser consultadas, tiene que ser la entidad que inicie los procesos.
Hasta el momento, la promotora todavía no ha explicitado un proceso en proyección, el sector no nos ha comunicado ninguno, pero tampoco tienes del otro lado una presión o demanda de parte de  las propias organizaciones indígenas andinas en relación a un proceso de consulta específico en minería.
 - ¿Existe desde el viceministerio algún tipo de coordinación con el Ministerio de Energía y Minas (MINEM) para difundir o informar la importancia de la consulta previa?
- El MINEM inició desde el año pasado una serie de actividades vinculadas a la información y difusión en relación al alcance del derecho a la consulta previa. Se hizo una propuesta de capacitación que se consensuó con el Ministerio de Cultura, definimos los contenidos, e hicimos dos actividades conjuntas en Apurímac, y en el norte. Esas fueron las dos actividades que nosotros acompañamos, ya que el MINEM tenía su propio plan de capacitación.
- Respecto de las consultas ya realizadas, diversos  investigadores expresan su preocupación porque no se consulta el Estudio de Impacto Ambiental (EIA). ¿Desde el viceministerio se están tomando en cuenta estas opiniones.
- Según el Reglamento de la Ley de Consulta Previa quien define qué medidas van a ser consultadas es la entidad promotora, y el viceministerio tiene la tarea de emitir su opinión en relación a esa medida, que es lo que hemos hecho. En el caso de las actividades de minería, y en el caso de hidrocarburos, y en otros temas, se han identificado las medidas a través de las resoluciones ministeriales correspondientes, y el Ministerio ha opinado en relación a ellas.
Tenemos un cambio importante que es el Servicio Nacional de Certificación Ambiental (SENACE), que es la nueva autoridad vinculada a la revisión de los EIA y los términos de referencia que los guia, el cual tiene que identificar qué medidas serán consultadas, y el primer sector que va a transferir o con el cual va a empezar es con el MINEM. Hay una nueva institucionalidad que implica la oportunidad de revisar con ella y ver si los EIA van a ser identificados como parte de los procesos de consulta.
Es una buena oportunidad, porque deberíamos participar en esa discusión el Viceministerio de Interculturalidad, SENACE y el Ministerio de Medio Ambiente. Eso hace que la posibilidad de evaluar los pros y los contras sea más compartido con otros sectores.
 - En el caso de los lotes 169 y 195, el líder regional de la organización AIDESEP Ucayali explicaba que los “plazos establecidos no guardan relación con la complejidad cultural de las zonas”, qué desconocían el contenido del contrato. Mostraban insatisfacción tras la consulta por ello. ¿Desde el Viceministerio se están teniendo en cuenta estas situaciones?
- Sí, claro. El proceso de consulta previa en el lote 169 fue el primero, y el 195, el segundo. Son procesos que te van dando la pauta de lo que tienes que corregir y de lo que se tiene que mejorar. Lo que te da la Ley y el Reglamento son los marcos, y uno tiene que ir dando contenido adecuado conforme la realidad te vaya mostrando lo que funciona y lo que no. Creo que a partir de éstos, se han ido mejorando, porque en realidad lo que estás haciendo es construyendo el contenido de un derecho. Considero que ahí el viceministerio siempre ha mantenido la apertura para poder recibir las discusiones, las cuestiones que no han quedado satisfechas de parte de las organizaciones y de las entidades promotoras, en relación a nuestro rol o al rol de éstas. Por ello, hemos promovido reuniones internas entre nosotros y las organizaciones indígenas para que nos hagan la devolución de lo que consideran que hay que corregir, y también con la entidad promotora. Creo que ha cambiado mucho entre el primer proceso y ahora lo que estamos desarrollando.
 - ¿Qué mejoras destaca en la implementación de los procesos de consulta previa?
- Hemos concluido cinco procesos, y estamos implementado siete. Justamente el tema de los plazos, de la representación, el tema de los contenidos. Después de cinco procesos hemos identificado cuáles son los ejes permanentes de preocupación de las organizaciones y comunidades, entonces saben que la información tiene que concentrarse en esos temas. De los cinco procesos, se concluyeron que se planteaba modificar el modelo de  contrato en varios puntos. El Ministerio está trabajando en ello con Perú Petro. (Agencia)