jueves, 12 de marzo de 2015

Juliaca, tierra de los vientos


Ubicada en la provincia de San Román, a pocos minutos del Lago Titicaca, es considerada el mayor centro económico de Puno.

Con un interesante legado histórico cultural, la ciudad alberga importantes construcciones de tipo colonial y bellos paisajes, en donde sus habitantes han aprendido el arte de fabricar a mano cotizados abrigos de lana  y fibra de alpaca y vicuña.
Turismo
En plena Plaza de Armas está el Museo de Arqueología y Paleontología, donde se pueden observar piezas líticas de primitivos trashumantes, esculturas y cerámicas de diferentes culturas preincas. También posee fósiles petrificados de animales y vegetales.
A pocas cuadras del centro de la ciudad, se encuentra el patio de la Estación de Trenes de Juliaca, en cuyo interior se observa una locomotora de inicios del siglo XX que funcionaba con carbón y madera.
De Juliaca también salen tours hacia el Lago Titicaca, especialmente para islas como Uros, Taquila y Amantani. Durante el trayecto a Puno, los visitantes observarán las chulpas de Sillustani, antiguo cementerio de la cultura Kolla.
Otro sitio que atrae a los turistas es la Laguna de Chacas, que se encuentra a 10 km. de la ciudad y que presenta una gran riqueza de fauna y flora.
Gastronomía
Entre los platos típicos destaca el “cancacho”, cordero al horno macerado en ají y aceite; el “pesque de quinua,” a base de puré de quinua sazonado con leche y queso. Asimismo el
“chairo”, una sopa de carne de res y cordero con papas, habas y zapallo; y el delicioso “caldo de cabeza de carnero” y la “mazamorra de quinua”.
Economía
Básicamente es comercial, ya que es paso obligado para quienes se dirigen al Cusco, Arequipa, Puno o Bolivia. Actualmente es la sétima ciudad con mayor movimiento económico del país.
¿Cómo llegar?
Por vía aérea en dos horas; por tierra, desde Lima, en 26 horas. En tren, desde el Cusco, en 8 horas.