jueves, 5 de marzo de 2015

Mujeres aún son marginadas


En el Perú, por razones culturales y machistas, las mujeres no solo son golpeadas,  también se les niega salarios equitativos,  educación e inclusive servicios de salud.

Por el Día Internacional de la Mujer (8 de marzo), muchas instituciones públicas y privadas agasajaron a sus trabajadoras. Algunas recibieron hermosas canastas y otras fueron invitadas a comer.
A pesar que en el Perú se reconoce y se resalta el trabajo femenino, en la práctica ellas aún no son tan valorizadas como los hombres.
Es el caso, de Fabiola, una profesional con maestría en curso que acaba de enterarse que gana menos que sus colegas por igual trabajo en iguales condiciones.
Al igual que ella, miles de mujeres pasan por lo mismo. De acuerdo con el último boletín del Instituto Nacional de Estadística (INEI), de octubre del 2014, en el país las mujeres ganan 20% menos que los hombres, y esta realidad no es exclusiva solo del sector público, también lo es del sector privado.
Según el INEI, por un mismo trabajo, el ingreso promedio de las mujeres es de 1.069 soles, mientras de los hombres es 1.600 soles, es decir, existe entre ambos una brecha salarial de 531 soles, que, a decir de Carolina Garcés, adjunta para los Derechos de la Mujer de la Defensoría del Pueblo, no tiene justificación.
No solo en el tema salarial, las mujeres están viéndose perjudicadas. En algunos lugares del país, a muchas de ellas les es difícil acceder a la educación y a los servicios de salud.
Liz Meléndez, del Centro Flora Tristán, señala que por la aún arraigada cultura machista, sobre todo en las áreas rurales, las mujeres deben abandonar la escuela para ayudar con las labores de la casa.
“Esta discriminación a la que son sometidas por parte de sus padres les resta competitividad, por eso el mayor porcentaje de desempleados temporales en el país son mujeres”, sostiene Meléndez.
Respecto al acceso a los servicios de salud, si bien el Estado ha logrado algunos avances en la prevención del embarazo no deseado, Meléndez agrega que el Perú aún tiene la tasa más alta de mortalidad materna de la región, particularmente entre la población autóctona.

La violencia de género es la manifestación más difundida de discriminación a las mujeres, ya que anula sus oportunidades de salir de la pobreza (…)

De acuerdo con un informe de la PNUD del 2012, titulado Estrategia de Igualdad de Género en el Perú, por estereotipos sociales y culturales las mujeres quechuablantes, ashánincas  y aymaras, aún son vistas solo por su rol reproductivo, de ahí que más de la mitad de adolescentes de entre 14 y 18 años de estas comunidades ya tengan más de un hijo.
Violencia y mortalidad
Hoy, la mayor preocupación de la mujer es la violencia. No por algo, el Observatorio de Igualdad de Género de la Comisión Económica para América Latina (Cepal) nos ubicó el 2014 en el segundo lugar de países de la región con mayor cantidad de feminicidios.
Solo en el primer mes de este año, 8 féminas ya fueron asesinadas por sus parejas y 17 sufrieron tentativas, según el Ministerio de la Mujer.
Para Juan Diego Ruiz, coordinador general de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid), la violencia de género es la manifestación más frecuente, extrema y difundida de discriminación a las mujeres, ya que anula sus oportunidades de salir de la pobreza y desarrollar su proyecto de vida.
¿Cómo salimos de esto?
Hace ocho años, se aprobó la Ley de Igualdad de Oportunidad entre Mujeres y Hombres (LIO), sin embargo, a pesar de algunos avances de tipo normativo, han persistido las brechas de género que evidencia discriminación contra las mujeres en distintos ámbitos,  debido a patrones histórica y culturalmente arraigados en nuestra sociedad.
Para superar estas deficiencias, la Defensoría del Pueblo, señala Carolina Garcés, ha recomendado al Ministerio de la Mujer realizar acciones para transversalizar el enfoque de género en la gestión pública de recursos humanos en coordinación con la Autoridad Nacional de Servicio Civil (Servir).
De igual modo, ha recomendado al Ministerio de Economía (MEF) que emita lineamientos e instructivos para que todos los niveles de gobierno (central, regional y local) incorporen el enfoque de género en sus presupuestos.
Finalmente, agrega, ha instado a los gobiernos regionales aprobar Planes de Desarrollo de las Personas con enfoque de género; implementar normativa para la protección contra el hostigamiento sexual (con procedimientos específicos) y el uso del lenguaje inclusivo; así como medidas para eliminar estereotipos de género y establecer responsabilidades compartidas, conciliando la vida laboral, familiar y personal. (Redacción)

SEPA
1.- En relación a la participación política, solo 29 congresistas son mujeres, mientras que 101 son hombres. Además, de acuerdo a INFOGOB-Observatorio para la Gobernabilidad, solo una de las 25 presidencias regionales es ocupada por una mujer.

2.- Según el Ministerio de Educación, 8 de cada 10 personas que no saben leer son mujeres.